Más de 9.300 estudiantes misioneros quedarían sin las becas Progresar

Una medida de Nación afectaría a todos aquellos jóvenes que asisten a institutos de nivel superior de gestión privada, y quienes hasta el año pasado habían podido cobrarla.

08/03/2019 08:21


Unos 9.300 estudiantes de instituciones privadas con becas Progresar en Misiones quedarán excluidos de cobrarla si se hace efectiva la aplicación de cambios anunciados el año pasado por el presidente Mauricio Macri.

La resolución firmada entonces especificaba que la ayuda estaría destinada únicamente para alumnos de universidades e institutos públicos lo cual derivó, en 2018,  en una fuerte demanda.

Por aquel entonces la misma ministra de Educación, Ivonne Aquino, había elevado el reclamo al Consejo Federal, y se subsanó.

Sin embargo, lo que se sabe hasta ahora es que la resolución nacional se hará efectiva, ya que incluso a partir de este período ni siquiera habrá una referente en la provincia. Emilia Lunge, quien era la responsable de las Becas Progresar en Misiones dejó de serlo para pasar al frente de Forjarse, una beca de gestión provincial.

La noticia se conoció de manera oficial a finales de la semana pasada, y tomó estado público a partir de la inquietud de algunos alumnos aspirantes a la beca quienes contaron a PRIMERA EDICIÓN que sus establecimientos quedaron fuera de la plataforma y no pueden anotarse.

Por la ayuda, el Estado nacional está pagando entre $1.400 y $1.900. A todos se les retiene el 20% para abonarles un reintegro, que se produce dos veces al año (similar a un “aguinaldo”) pago que, también según lo reportado por los estudiantes a este Diario, está atrasado.

 

Impacto

 

“Esto va a producir un impacto negativo en la matrícula y se ha transformado en una preocupación de todos los institutos de nivel superior de gestión privada”, manifestó  desde el Servicio Provincial de Enseñanza Privada de Misiones (SPEPM), Gustavo Lezcano, al frente del organismo de aplicación de las escuelas de gestión privada.

Según el funcionario, se está avanzando en una nueva gestión para tratar que las instituciones de gestión privada califiquen dentro del Progresar, ya que el programa pretende no reconocerlas.

“Hemos iniciado la gestión con las autoridades educativas máximas de la Nación y de la Provincia para apelar la medida y subsanar esta cuestión”, agregó Lezcano en diálogo telefónico.
En ese sentido, el miércoles se realizó una reunión entre los sectores y las autoridades de Educación sobre el tema, porque esta beca se ha constituido en un medio para que muchos jóvenes sigan estudiando.

“Es una cantidad impresionante, son muchísimos alumnos los afectados quienes en la actualidad están en el Nivel Superior Técnico y de Formación Docente”, lamentó Lezcano.

Se trata de estudiantes que cursan carreras en el Instituto Montoya, Saavedra, UCAMI, para mencionar las más importantes de la Capital provincial, luego está el Instituto San Agustín en Apóstoles y el Carlos Lineo en Oberá.

De acuerdo a la estimación de Lezcano, el impacto es mucho más fuerte en localidades del interior de Misiones, donde en los últimos años ha crecido la oferta de la educación privada ante la ventaja de no venir a la Capital donde mudarse implicaba altos costos de alquiler y alimentos.

“Sabemos que es una decisión tomada. Todavía no estamos notificados, pero de todas maneras estamos pidiendo estudiar una manera de resolver esto porque inclinaría la elección de los estudiantes hacia otras ofertas por fuera de la educación privada, si es que siguen estudiando o bien, significaría el abandono de sus aspiraciones en la educación superior. Se va a producir una deserción muy importante”, estimó.

La preocupación sobre lo que vaya a ocurrir con los becarios se extiende más allá de su permanencia o no dentro del sistema educativo privado, puesto que el fin del pago de ese dinero impacta en la pequeña economía generada a partir de la compra de apuntes, y otros gastos que parecen menores, pero que en definitiva son un eslabón en la cadena de producción.

“En la gran mayoría de localidades del interior no hay oferta académica superior pública, pero sí oferta de gestión privada, entonces los jóvenes que costeaban la cuota, que en el mayor de los casos llegaba a los dos mil pesos en Formación Docente; sin el Progresar podrían quedarse sin estudiar”, lamentó el director del SPEPM.

Relacionadas