Mató a cuchillazos a su pareja, intentó huir pero fue atrapado

La víctima fatal fue identificada como Paulina Portillo, de 27 años, sufrió múltiples cortes en la cabeza y el tórax. Los investigadores creen que habría sido atacada frente a sus hijos. El agresor fue atrapado en el kilómetro 3 de Eldorado.

18/04/2017 07:35

Una docena de cortes en ambas manos le permiten suponer a los peritos que Paulina Portillo (26) intentó lo imposible: defender su vida. Sin embargo, la violencia con la que fue atacada por su propia pareja hizo de aquello una utopía. La saña quedó marcada en su cuerpo: por lo menos 31 puntazos recibió, seis de los cuales le costaron la vida.El crimen tuvo lugar a última hora del lunes en el denominado Kilómetro 3 de Eldorado, aunque hasta anoche mantenía en vilo a los vecinos del barrio Virgen de Itatí (exCaraya), que no salían aún de la conmoción por el brutal asesinato. Fueron ellos los que escucharon los pedidos de auxilio e incluso pusieron en fuga al agresor , un joven de 29 años de nacionalidad paraguaya que fue detenido por la Policía una media hora después.Un cuchillo y un machete fueron secuestrados por la Policía como armas homicidas. Los motivos aún no están del todo claros, aunque la principal hipótesis habla de un ataque vinculado a una discusión por celos. De todas maneras, según pudo saber PRIMERA EDICIÓN, las autoridades no descartaban nada hasta anoche.Seis cortes profundosLa historia comenzó a gestarse alrededor de las 23 del lunes en el mencionado barrio Virgen de Itatí,  a poco más de 200 metros de la calle Benjamín Matienzo y, a su vez, a dos kilómetros de la avenida San Martín de Eldorado.Desde ese lugar provino el alerta de vecinos que escucharon gritos de auxilio provenientes desde una de las humildes viviendas del lugar. No tardaron en llegar al lugar efectivos del Comando Radioeléctrico Oeste, de las comisarías Segunda y Tercera, y de Criminalística de la Unidad Regional III.El panorama con el que se encontraron fue atroz. Vecinos contaron que escucharon los gritos y vieron salir de la escena al dueño de casa, un albañil de 29 años de nacionalidad paraguaya. Cuando entraron -acompañados de los propios vecinos en calidad de testigos- se toparon con el horror: sobre un charco de sangre yacía sin vida Paulina. El examen médico fue determinante: tenía 31 cortes, seis de los cuales fueron fatales. Tres de ellos le interesaron el pecho, otro le perforó el corazón y otros dos ingresaron por el abdomen. Además, un corte de machete en la nuca le provocó probable fractura de cráneo y pérdida de masa encefálica. Solo la autopsia podrá establecer cuál de todas esas agresiones acabó con la vida de la joven.De todas maneras, allí no terminó la pesadilla. En una habitación contigua fueron hallados los cuatro hijos de la pareja, de 2, 6, 8 y 9 años. No se sabe si el sospechoso intentaba acabar también con ellos, en virtud de que una lluvia de piedras por parte de los vecinos precipitó su huida.Los cuatro menores fueron contenidos por profesionales de la línea 137 de la Policía provincial y posteriormente fueron entregados a una vecina de manera provisoria, al menos hasta que la Justicia de Familia resuelva de manera definitiva.Captado por las cámarasApenas media hora duró el escape del albañil paraguayo. Cerca de las 23.30, un grupo de efectivos que lo buscaba lo sorprendió dialogando en plena vía pública con otros seis individuos. Al verse descubierto, trató de huir por una zona de espesa vegetación, pero las cámaras de seguridad instaladas en el cruce de avenida San Martín y Bertoni dilapidaron su plan.La investigación rápidamente comenzó a cerrar alrededor del detenido. Al testimonio de los testigos que lo vieron escapar a la carrera se sumó el hallazgo de un cuchillo ensangrentado en inmediaciones a la escena del crimen. Más tarde, ya cerca del mediodía de ayer, apareció un machete, presumiblemente abandonado por el sospechoso en su fuga, frente a una vivienda de la calle Macedonio Fernández, en el barrio El Fundador. Ambos elementos serán sometidos a pericias.Los motivos del ataque aún no están claros, aunque todo apunta a un pleito ligado a los celos del hombre, que ya le habrían costado más de un ataque a Paulina, al decir de los vecinos del barrio. La joven, por temor, nunca había radicado una denuncia en contra del hombre, según cuentan los vecinos.La causa ya está en manos de la magistrada Nuria Allou, titular del Juzgado de Instrucción 2 de Eldorado, que en las próximas horas indagará al detenido. El hombre vivía en pareja con Paulina desde hace doce años. Ayer, medio centenar de familiares y amigos se congregaron para despedirla. Pidieron, además, que se haga justicia por la joven.