Unas 100 familias siguen ocupando el predio del exbasural de Puerto Rico

Está en el barrio Santa Rita y debía ser un espacio verde para la comunidad, pero nunca se ejecutó la obra a pesar de tener el presupuesto asignado. Estas familias, ahora, piden poder tener servicios básicos.

13/01/2019 21:06


Se consolida sin mayores obstáculos el nuevo barrio surgido a partir de la última ocupación de un predio municipal por parte de vecinos que alegan no tener dónde vivir. El terreno de más de cinco hectáreas es ocupado poco a poco en tanto las primeras familias que se instalaron ya han levantado sus viviendas precarias donde sobreviven y resisten aún a pesar de no contar con los servicios básicos.

La ocupación se dio durante septiembre del año pasado y luego de las primeras convulsiones normales en estos casos, cuando el municipio amaga acciones con el objetivo de no exponer el real desinterés ante el resto de la comunidad, ahora ya nadie se acerca, en tanto los vecinos se van organizando como un nuevo barrio.

El objetivo primordial es llevar agua, ya que serían más de 100 las familias que se reservaron un lugar en el predio, conocido como el exbasural del barrio Santa Rita pero que lejos en el tiempo quedó esa imagen, ya que ahora son unos hermoso terrenos que debían usarse como espacio verde y parques destinados a la recreación, pero el Poder Ejecutivo, a cargo del intendente Federico Neis, nunca ejecutó el proyecto que contaba con aprobación legislativa y presupuesto.

Preocupadas por la falta de agua y las altas temperaturas, las familias piden agua aunque sea por medio de una canilla pública y saben que deben organizarse en una comisión para solicitarlo formalmente al Concejo Deliberante y a la Cooperativa Aguas Puras.

Al ser visitados por PRIMERA EDICIÓN, aseguraron que “estamos acá ya por varios meses y nadie se acerca para ver qué podemos hacer, no tenemos agua ni luz, algunas familias se están yendo porque no pueden aguantar, pero en mi caso yo no tengo opción, no tengo a dónde ir y por eso no me queda otra que resistir ya que no solamente no hay trabajo, sino que además con los precios que están es imposible poder comprar un terreno para vivir con mi familia. Yo ya viví con mi suegro y es imposible, después viví con mi mamá, pero ella y mi señora son como el perro y la cebolla, así que es una locura vivir juntos. No me queda otra, tengo que aguantar porque de otro modo nunca voy a tener un terreno”, contó un hombre que ocupa un lugar este espacio.

Otro, que ya levantó totalmente su casa, dijo que necesitan agua urgente: “Le pedimos al intendente o a las autoridades provinciales que nos ayuden, nosotros no tenemos otro lugar donde vivir y acá hay ancianos, niños, familias enteras, no podemos estar sin agua, por favor que alguien nos ayude”, dijo el hombre desesperado.

Una mujer, contó que el intendente les dijo que no se va a meter: “El intendente ya no nos recibe ni viene acá, nos dijo una vez que no va a hacer nada porque su mandato ya termina así que no puede hacer nada. Entonces no tenemos respuestas de nadie, estamos viviendo acá y somos muchas familias, pero ninguna autoridad se interesa por nuestra situación”, dijo.

La última ocupación de terrenos fiscales en esta localidad ocurrió en el barrio Municipal hace cuatro años, en un predio propiedad en parte de la comuna y en parte del IPRODHA. Las familias que resistieron en el lugar hace pocos meses recibieron los papeles del terreno que ocupan como futuros propietarios con un plan de pago adaptado a las posibilidades de cada una de ellas.

Las más de 100 familias que ocupan este nuevo predio propiedad de la Municipalidad, esperan correr con la misma suerte.

Relacionadas