#ABECEDARIO: Calambres musculares

Los calambres musculares son contracciones súbitas e involuntarias que se producen en diferentes músculos, estas contracciones suelen ser dolorosas y pueden afectar a diferentes grupos musculares. Los músculos comúnmente afectados son los de la parte posterior de la pierna, la parte posterior y delantera del muslo. También es posible experimentar calambres en la pared abdominal, los brazos, las manos y los pies.

26/12/2018 16:49


Los calambres musculares son contracciones súbitas e involuntarias que se producen en diferentes músculos, estas contracciones suelen ser dolorosas y pueden afectar a diferentes grupos musculares.

Los calambres pueden presentarse de manera súbita durante la noche o el día e incluso dificultar el caminar y otras actividades diarias. Un repentino dolor agudo puede durar desde unos pocos segundos a 15 minutos y es el síntoma más común de un calambre muscular, sin embargo, en algunos casos un abultamiento del tejido muscular debajo de la piel también puede acompañar a un calambre.

Remedios caseros para los calambres
Para aliviar el dolor de los calambres musculares, se puede aplicar una compresa caliente o fría para tratar los músculos doloridos a la primera señal de espasmo. Las compresas se pueden utilizar con un paño caliente, una almohadilla eléctrica, un paño frío o hielo.

Otra opción es el castaño de Indias, que gracias a su contenido en aescina, ayuda a tonificar los capilares y arterias, y de esta manera fortalece las paredes de la venas haciendo que los calambres disminuyan. Se puede encontrar en tiendas de productos naturales o farmacias donde la forma más habitual es tomarlo en cápsulas, una por la mañana, en su caja te indicará la toma diaria más adecuada.

El baño caliente puede mejorar el calambre porque el calor ayuda a estimular la circulación, siendo así un buen método para disminuir los síntomas. Si mientras te das el baño, te realizas unos masajes en las zonas afectadas, potenciarás sus efectos.

Tener unos buenos niveles de potasio ayudan a prevenir los calambres. Alimentos como el kiwi y el plátano son ricos en potasio. Tomar un batido de ellos por la mañana o unas horas antes de hacer el ejercicio, será un excelente remedio para prevenirlos y en caso de padecerlos tener una mejor recuperación.

El vinagre de manzana es un excelente remedio para el dolor muscular, el cual ayuda en la circulación y es tonificante. Se puede aplicar tanto externamente (haciendo unos masajes y friegas en las zonas afectadas) como internamente (tomar un poco al día, puedes tomarlo añadiéndolo en tus ensaladas o añadiendo una cucharadita en un té).

Aplicar varias veces al día estos aceites en las piernas en forma de masajes, ayudará a relajarlas, darle calor, tonificarlas y mejorar su circulación. Por ello ayudará a reducir los calambres y disminuir sus molestias.