Gendarmería desbarató una red narco que operaba en la provincia

Las actuaciones comenzaron en Santo Pipó con el secuestro de un C-4 cargado con marihuana y culminó en Posadas con allanamientos y la detención del cabecilla.

09/11/2018 21:37


La captura de un automóvil cargado con droga en Santo Pipó, fue el detonante de otros operativos realizados en Posadas que permitieron desbaratar una banda dedicada al narcotráfico.

Las acciones fueron llevadas a cabo por personal del Escuadrón 11 “San Ignacio” y el Escuadrón 50 “Posadas”. El resultado fue la incautación de marihuana, armas, vehículos y la detención de varias personas vinculadas al hecho.

La investigación del caso había comenzado al menos dos años atrás, cuando una serie de operativos antidroga en Corrientes permitieron vincular esos hechos con una red que operaba desde Misiones, la cual además tenía vínculos con narcotraficantes paraguayos. La marihuana era trasladada hacia la costa argentina y desde allí era distribuida hacia diferentes puntos de la provincia pero principalmente hacia los grandes centros urbanos como Buenos Aires.

La pesquisa fue llevada adelante por Cristina Pozzer Penzo, jueza federal de Paso de los Libres, quien en los últimos días libró un interdicto al Juzgado Federal de Primera Instancia de Oberá, a cargo del doctor José Luis Casals, para comunicar las actuaciones que se iban a desarrollar en nuestra provincia. Lo hizo bajo el reglamento del artículo 32 de la Ley 23.737, el cual establece que “el juez de la causa podrá actuar en ajena jurisdicción territorial, ordenando a las autoridades de prevención las diligencias que entienda pertinentes, debiendo comunicar las medidas dispuestas al juez del lugar”.

El caso se manejó bajo estricto secreto de sumario para no entorpecer la investigación.

Tal como publicó PRIMERA EDICIÓN, alrededor de las 15 del miércoles, efectivos del Escuadrón 11 “San Ignacio” actuaron para frustrar el desplazamiento de un automóvil cargado con marihuana que había salido de Colonia Oasis. Los uniformados siguieron a un Citroën C-4 que transitaba por la ruta nacional 12. Luego de emitir la voz de alto y hacer señas para que el chofer detuviera el vehículo, al no recibir respuesta y ante el inicio de un escape, procedieron a embestir la unidad como último recurso para lograr su detención.

Detuvieron a los dos ocupantes, de los cuales uno de ellos era familiar directo de un alto mando policial de Jardín América. El otro sería un empleado de un conocido lavadero en esta localidad. No se descarta que los involucrados tengan relación con el “Clan de Jardín”.

El C-4 fue trasladado a la sede de la Unidad para proceder al conteo de la carga, la cual arrojó un peso total de 531 kilogramos de marihuana. La misma estaba embalada dentro de bolsas de diferente tipo, con aproximadamente 25 kilos cada una. Si bien los primeros datos del caso llegaron a trascender a los medios, la otra parte de la red narco no sospechó lo que les aguardaba horas más tarde.

Fue así que personal del Escuadrón 50 prestó colaboración para varios allanamientos que ocurrieron en la madrugada de ayer en distintos barrios de Posadas.

Los mismos se desarrollaron en forma simultánea, para preservar el éxito de la operación. Varios grupos de Gendarmes allanaron vivienda en Itaembé Miní, San Isidro, A-4, chacra 32-33 y Barrio Kennedy. Secuestraron armas de fuego, celulares, vehículos y demás elementos de interés para la causa, pero no hubo incautación de estupefacientes. Quedaron detenidas cuatro personas, de las cuales tres eran mujeres y uno un ciudadano paraguayo. Este último tenía residencia argentina y según comentaron las fuentes a este Diario, sería el cabecilla de la banda.

Todo lo actuado fue remitido al Juzgado Federal de Paso de los Libres, lugar de origen de la investigación.

Relacionadas