Dos misioneros y un “Arsenal” de ilusiones

quieren llegar A LA PRIMERA DIVISION

24/10/2007 00:00

<p>POSADAS. Los posadeños Cristian Cepeda y Gustavo Mbombaj (ambos de 16 años), juegan desde hace dos temporadas en las divisiones inferiores del Club Arsenal de Sarandí (Buenos Aires). En una breve y fugaz visita a su familia -y en especial a sus madres para estar juntos en su día-, también se hicieron un tiempo y visitaron PRIMERA EDICION, para contar sus experiencias en la “gran ciudad”, en las inferiores de un club de primera división y el sueño del debut en el equipo mayor.Cristian y Gustavo se iniciaron futbolísticamente en las inferiores del Club Progreso Rowing (hoy CAPRI), donde mostraron sus cualidades técnicas y futbolísticas, y tras ganar más de un título con la institución dirigida por José Ortega y Enrique Gerez, fueron seleccionados para realizar una prueba en Buenos Aires y tras un par de ensayos quedaron en las filas de Arsenal allá por febrero de 2006.</p><p>Fue difícil al principioEl primero en dialogar fue Gustavo, quien señaló, “fue difícil al principio, dejar de todo de golpe y quedarno solos y lejos, pero de a poco nos fuimos adaptando”.Luego agregó que se desempeña como defensor o volante por la izquierda y que a su llegada al club recaló junto a su compañero Cristian en octava división. El primer entrenador fue el ex jugador Rubén Palaveccino y rápidamente “nos dimos cuenta que era más ofensivo de lo que estábamos acostumbrados, los entrenamientos más exigente y la forma de juego más competitiva”. Asimismo, recordó, “desde que llegué rápidamente pasé al primer equipo y en la sexta fecha debuté como titular ante River y después seguí en el equipo”.Este año en la séptima arrancó de titular, “comenzamos un poco desarmados y luego nos recuperamos y ya tenemos ganados doce partidos seguidos y en la fecha pasada metí un gol en la victoria 3 a 1 ante Plantense”.Por último agregó, “me adapté rápido y pude hacer muchas amistades, por ahí me costó un poco el tema de horarios, escuela y entrenamientos que cuesta mucho, pero igual el objetivo y sueño máximo es poder debutar en primera”.</p><p>Rápida adaptaciónA su turno, Cristian que llegó al club del “Viaducto” junto a Gustavo reseñó que, “me adapté rápido, hay varios chicos del interior del país como nosotros y nos llevamos muy bien con ellos y también con los de Buenos Aires”.Además, explicó: “Con el entrenador Palaveccino jugué de cuatro en octava y ya en los primeros partidos fui incluido en el equipo titular. En esa divisional jugué varios cotejos y los que no jugaba me llevaba al banco. Cristian destacó que es muy diferente la forma de juego, es más rápido, las canchas son mejores y eso ayuda mucho al juego. “A veces jugamos en las canchas auxiliares de los equipos de primera como la sintéticas de Boca o River y otras veces en las oficiales de primera”, relató el defensor.</p><p>Cambio de posiciónEn la segunda temporada dentro de Arsenal y ya en séptima, el flamante entrenador, René Gómez, decidió que Cristian jugará de central y no de cuatro como lo hizo en octava.De igual manera, el posadeño cumplió en la prácticas y arrancó el campeonato de titular . “No tuve mayores inconvenientes en mi nueva posición, acostumbré rápido y además tuve la suerte de meter un gol ante Vélez donde ganamos 1 a 0. Comenzamos mal el torneo, pero nos recuperamos y ya estamos novenos, en un torneo donde hay 36 equipos de Buenos Aires, Rosario y Córdoba”.Por último dejó en claro que, “en estas dos temporadas mejoramos mucho en lo físico y en lo futbolístico. La convivencia con los chicos de la pensión es muy buena, pero nos resulta difícil el colegio, ya que nos queda muy poco tiempo para estudiar, al entrenar los cinco días a la semana y jugar los sábados. A la mañana vamos a la escuela y por la tarde entrenamos. Hacemos un sacrificio muy grande, con el objetivo de alcanzar en un futuro próximo el sueño de todo jugador de debutar en primera división”.</p>