Medio centenar de familias sobrevive sin agua potable

INDIGNACION

24/10/2007 00:00

<p>GARUPA. Una realidad que espanta es la que viven alrededor de 50 familias en el barrio Claudio de esta ciudad, donde carecen de agua potable y sobreviven rescatando el vital líquido de una vertiente, que para colmo está contaminada, pero  constituye su única alternativa. </p><p>Hoy, en plena campaña política, algunos vecinos cuentan con dos tanques que se llenan con agua potable una vez por semana. Pero, evidentemente, la cantidad no resulta suficiente para abastecer al medio centenar de familias que residen en la zona, teniendo en cuenta que la mamá que menos hijos tiene son siete. </p><p>Así le ocurre a la joven Catalina González, quien hace once años que acarrea agua de la vertiente cargando dos baldes de 20 litros cada uno, y lo hace al menos ocho veces por día. “Acá todos acarreamos”, cuenta la joven de 29 años, mientras muestra casi como trofeo sus diez baldes de la tarde. </p><p>¿Ironía o burla? El padecimiento de las familias no se limita a la falta de agua, sino que cuando adquirieron las propiedades, la Municipalidad apañó una mentira: “Nos vendieron asegurando que el barrio tenía agua potable, de red”, denunció Eugenio Silva, quien reconoció que “cuando nos dimos cuenta de que los caños que estaban puestos no tenían conexión a ninguna red de agua, casi me muero. </p><p>Habíamos comprado el terreno para vivir y ya no podíamos irnos. Fue terrible, y lo peor es que seguimos así, después de once años”. </p><p>Como la historia continúa y los engaños también, el intendente Daniel Roa consideró al barrio como “residencial” y cobra los impuestos como tal. Aunque en abril de este año, según cálculos estimativos de los pobladores, sí se esmeró en simular una perforación que sería la solución para todos. </p><p>Hoy, en ese trabajo que se llevó a cabo en cuatro horas y se completó con un acto político en dos días, del agua nada se sabe y una supuesta tapa se esconde entre los yuyos. Para los residentes en el lugar, “nunca pudo haber sido una perforación, porque en cuatro horas no llegás ni a 30 metros. </p><p>Para tener agua, una máquina tendría que trabajar diez días y así llegaría a los 120 metros que se necesitan para tener agua. Obviamente que allí no va a salir agua nunca si no hacen la obra como corresponde. Y mientras, seguimos sufriendo”.    </p><p>Eugenio SilvaJubilado“Nos vinimos a este barrio buscando tranquilidad. Vivíamos en Villa Cabello y nos robaron en nuestra despensa varias veces. Yo busqué un lugar tranquilo y con todos los servicios, principalmente de luz y agua. Nosotros pagamos el doble de impuestos a la Municipalidad, hasta la luz y la recolección de residuos, por un barrio residencial que no tiene red de agua”. </p><p>Gladys RíosAma de casa“Imagínese que nos dijeron hace once años que el barrio tenía agua corriente. Seguimos sin agua y tenemos que recurrir a la vertiente que ya está contaminada, porque su origen da con el cementerio privado que está allá arriba. Estamos desesperados porque traen agua potable a unos tanques que cargan una vez por semana”.  </p><p>Catalina GonzálezAma de casa“Tengo siete hijos y necesito tener agua siempre. Toda esta se gasta ahora para el baño, mañana hay que buscar más y a la tarde otra vez. Me salieron várices en las piernas cuando acarreaba el agua estando embarazada del más chico. Esta vida ya no se soporta y no sé cómo haremos este verano con la vertiente contaminada. Los chicos se van a enfermar”.  </p>