Ex detenidos declaran en el juicio contra Febres

ESMA

23/10/2007 00:00

BUENOS AIRES (NA). Cuatro ex detenidos que denunciaron haber sido víctimas de Héctor Febres relatarán hoy las torturas que padecieron cuando estuvieron cautivos ilegalmente en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), durante una nueva jornada del juicio oral contra el prefecto retirado.El Tribunal Oral Federal número 5 realizará de este modo la segunda audiencia en la que está previsto que declaren los primeros testigos que acusan a Febres de haber participado de sus secuestros y sesiones de tortura.A partir de las 10 está previsto que comparezca Carlos Lordkipanidse quien fue torturado junto a su hijo, un bebé de unos pocos días y Carlos Alberto García quien recibió golpes, picana eléctrica y quemaduras de cigarrillo. También contarán sus padecimientos en la ESMA Julio Margari quien estuvo encadenado con los ojos vendados durante diez días y Josefa Prada de Oliveri, quien estando embarazada de cuatro meses fue golpeada, maltratada y sufrió un intento de violación. El juicio contra Febres comenzó a realizarse el jueves pasado, oportunidad en la que el imputado negó haber participado de violaciones a los Derechos Humanos en la ESMA.Al ser convocado al banquillo de los acusados, el prefecto retirado indicó que sólo iba a formular “dos aclaraciones” y a continuación anunció que “de ninguna manera iba a ratificar su  declaración hecha ante un Tribunal Militar” y sí en cambio confirmaba las expresiones formulada en el escrito presentado “el 5 del corriente por mis abogados”. En ese escrito el imputado que se desempeñaba en el sector de inteligencia de un grupo operativo de la ESMA se quejó de que  junto a él no estén siendo enjuiciados los jefes navales y de la Armada.Durante la primera audiencia el Tribunal rechazó una serie de planteos preliminares presentados por los abogados querellantes entre ellos que Febres fuera trasladado a una “cárcel común”. Los jueces del Tribunal sólo aceptaron un pedido puntual del acusado quien pidió no asistir a las audiencias del juicio hasta que se desarrolle la etapa de alegatos.No obstante los magistrados Guillermo Gordo, Ricardo Farías y Daniel Obligado se comprometieron a prestar especial atención a la seguridad de los testigos que declaren durante el proceso oral teniendo en cuenta el precedente de la desaparición de Julio López.