Otros chicos le contaron a sus padres lo que vieron

abusos sexuales en el transporte escolar

23/10/2007 00:00

POSADAS. Hoy concluirían los estudios psicológicos que ordenó la Justicia a la mujer y su hijo transportistas, detenidos por los abusos sexuales a dos hermanitos de Itaembé Miní. Según confirmó a este Diario el juez Horacio  Gallardo, una vez concluidos los exámenes podrían prestar declaración los testigos propuestos por el abogado de los padres de las víctimas, quienes habrían presenciado los abusos. Luego de terminados los estudios psicológicos, se presentaría en el Juzgado de Instrucción 3 la madre de una nena que presenció los supuestos abusos a los dos hermanitos por parte del chofer de la combi que los llevaba a la escuela. Según fuentes cercanas a la investigaciones la testigo podría complicar la situación de los imputados y también poner bajo la lupa a directivos de la escuela a la que concurrían los chicos, ya que la directora habría organizado una campaña para defender a Fabio y Lucy, los detenidos. La misma fuente comentó que mujer sostuvo que la directora del establecimiento la llamó por teléfono cuando el caso salió a la luz y le pidió que hablara con la Policía “porque ellos (por los imputados) son un encanto de gente”.Esta madre decidió indagar con su hija para descartar que haya sido víctima de abuso sexual. Según trascendió, ante una pregunta concreta de su madre la nena no respondió y sólo comenzó a tararear una canción. Idéntica actitud habían tenido los hermanitos abusados. Los médicos constataron que esta criatura no fue abusada, pero los psicólogos establecieron que sí presenció los hechos denunciados por los padres de los hermanos de 4 y 5 años.  La mujer que se llama Mirta comenzó a indagar, una maestra le habría admitido que el 14 de septiembre pasado los hermanitos no habían ido a clases y que Fabio les dijo que no los llevó porque se habían hecho caca en el camino, según publicó el sitio  noticiasdel6.