Eldorado: sÁ?¡tiro sigue atacando a colegialas

crece la preocupacion de los padres

23/10/2007 00:00

ELDORADO. Se produjo ayer un nuevo abuso sexual a una estudiante menor de edad y en momentos en que estaba a punto de ingresar a un colegio secundario, a manos del denominado “sátiro de la gorrita”, informó la policía. Esta vez el depravado, que de acuerdo a voceros oficiales ya manoseó a unas diez jovencitas  en el lapso de cuatro meses, interceptó en inmediaciones del Instituto San Francisco (en el barrio Belgrano) a una adolescente de 16  años, a quien le levantó la falda y le tocó sus partes íntimas. Eran las 6.50 y el sujeto aprovechó que no había vecinos u otras  personas observando, por lo que los investigadores no pudieron hallar testigos. Lo único que se sabe es que se trata de un joven de entre 20 y 25 años, estatura mediana, cabellos cortos trigueños (al igual que su tez) y delgado. Al momento del hecho vestía una remera azul y tenía un abrigo oscuro sobre la espalda. Además, usaba  una gorrita,  característica que se reitera en cada descripción que hacen las víctimas que llegan a denunciar al despreciable sujeto. Lunes, jueves y viernes  El escurridizo individuo perpetró el nuevo ataque a pocos días de conocerse tres denuncias por hechos similares, la última en la escuela de Comercio, donde justamente ayer había varios policías de civil apostados en busca de sospechosos. Hasta ahora y desde julio el “sátiro de la gorrita” atacó los lunes, jueves y viernes, entre las 6.30 y las 7, jamás lo hizo en otro día u horario, confiaron los pesquisas, quienes elaboraron un perfil del degenerado. Sin embargo, estos no son sus únicos patrones, siempre acecha y manosea a chicas que tienen entre 13 y 16 años, que visten uniforme escolar y que están por ingresar a clases, dándose a la fuga de a pie. Recientemente, padres de varias alumnas se manifestaron ante las autoridades por esta lamentable situación, incluso algunos progenitores radicaron las denuncias en forma conjunta con directivos de los establecimientos educativos donde estudian sus hijas. Otro dato que causó aún más incertidumbre, teniendo en cuenta la falta de pistas o indicios por parte de los investigadores para tratar de dar con el sátiro, es que a principios de este mes hubo un demorado en averiguación de los hechos y pese a ello, los ataques no cesaron.