Combates entre turcos y rebeldes kurdos

crece la cifra de muertos

22/10/2007 00:00

ERBIL, Irak (AFP-NA). Al menos 32 rebeldes kurdos y doce soldados turcos murieron ayer en choques cerca de la frontera turco-iraquí, en una de las jornadas más sangrientas desde que el separatista Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) empezó su lucha armada hace 23 años.El ataque fue lanzado por el PKK, según el Estado mayor turco, en Hakari, región turca cercana a la frontera con Irak, contra una patrulla militar.Un portavoz del grupo rebelde en Erbil (norte de Irak) aseguró a la AFP, por el contrario, que las tropas turcas habían tratado de infiltrarse en territorio bajo su control. Los rebeldes aseguraron haber capturado a un grupo indeterminado de soldados turcos en la refriega, algo que fue negado por el ministro turco de Defensa, Vecdi Gonul.“Hemos hecho prisionero a un grupo y anunciaremos su número más tarde”, anunció Abdel Rahmán al Chadirchi, responsable de relaciones exteriores del PKK en la ciudad iraquí de Erbil.El ataque tuvo lugar tan sólo cuatro días después de que el Parlamento turco autorizara al ejército a adentrarse en territorio iraquí si fuera necesario.El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, anunció inmediatamente una reunión de crisis con los más altos responsables civiles y militares en Ankara.“Después de esta reunión decidiremos qué tipo de medidas adoptaremos”, declaró Erdogan a los periodistas en Estambul, tras haber votado durante un referéndum constitucional.El jefe del estado mayor, general Yasar Buyukanit, así como otros ministros y comandantes militares de alto rango, participarán en la reunión, dijo.Fuertes bombardeosLos combates continuaban al caer la tarde de ayer, con helicópteros de combate en apoyo de los militares “que persiguen a los terroristas”, mientras la artillería pesada “bombardeaba intensamente 63 blancos en coordinación con los movimientos de tropas”, dijo el estado mayor turco en su comunicado.Turquía acusa al PKK de mantener bases en el Kurdistán iraquí, donde se refugian unos 3.500 rebeldes como mínimo.