Para la historia: terceros

mundial de rugby

20/10/2007 00:00

<p align="justify">BUENOS AIRES (Especial de NA, por Gastón Douton). El equipo conducido por Marcelo Loffreda pisó el césped del Parque de los Príncipes con su habitual confianza y a pesar del sofocón inicial apabulló a su rival.</p><p align="justify">Los franceses todavía no pueden encontrar el antídoto al sólido juego argentino y volvieron a sucumbir en algo más de un mes de iniciado el certamen.</p><p align="justify">Como a lo largo del ciclo de Loffreda, otra vez la defensa fue superlativa, otorgando pocos penales y presionando hasta el hartazgo a los galos.El equipo local planteó un partido muy distinto al inaugural, ya que desde el silbato inicial intentó mover la pelota a lo ancho del terreno para desgastar a los argentinos y quebrarlos físicamente.</p><p align="justify">Sin embargo, no contaron con el amor propio y la entrega que los argentinos estaban dispuestos a dar una vez más. En esta ocasión, Juan Martín Hernández no abusó del pie e intentó jugar más hacia afuera, situación que tomó por sorpresa a los locales y no supieron como reposicionarse defensivamente. Argentina explotó muy bien los errores del rival en defensa y fue contundente cuando dispuso de espacios. De esta manera, Ignacio Corleto encabezó varios contraataques desde el fondo, dos de los cuáles terminaron en tries argentinos.</p><p align="justify">El fullback albiceleste fue la figura dentro de un equipo que tuvo un rendimiento general superlativo, a pesar de pequeños errores que fueron enmendados con mucha actitud y compromiso defensivo. Los jugadores, comandados por el capitán Agustín Pichot, resistieron fuertemente todo tipo de embates por parte de su oponente: mauls, pelotas al wing, penetraciones por el centro y kicks a cargar, también varios golpes desleales, pero nada de esto los detuvo en su constante búsqueda de la victoria.</p><p align="justify">Francia utilizó todas sus posibilidades, pero se vio desvastado cuando Corleto corría desde el fondo y concluía, lo que en principio era un claro ataque francés, en un try argentino. Mención especial para el excelente y sólido mundial del pack de forwards, encabezados por Rodrigo Roncero –candidato al mejor pilar del certamen-, que dejó la vida en cada pelota y en el final tuvo más resto físico que los rivales para pasarlo por arriba.</p><p align="justify">En este match, volvieron a demostrar la clara supremacía que existe sobre varias "potencias" europeas y ya piden a gritos una competencia en el Seis o en el Tres Naciones, ya que hoy Pichot, Hernández, Corleto y todo el plantel mostraron sus argumentos dentro de la cancha. En el comienzo de este match se dudaba de las chances argentinas, debido a la ausencia de experimentados como Mario Ledesma y Martín Scelzo, pero jóvenes como Horacio Agulla y Patricio Albacete expusieron en el terreno una gran confianza, seguridad y coraje para doblegar toda camiseta azul que se les puso delante.</p><p align="justify">En un mes y en una misma copa del mundo, Argentina derrotó al local Francia, que intentó con dos sistemas distintos en cada partido vulnerar al elenco nacional. Sin embargo, ninguno pudo con el histórico equipo argentino que llegó a estas tierras a marcar un punto de inflexión en el rugby mundial. Final épico e inolvidable, merecido tercer puesto para un equipo que, a pesar de la falta de variantes de juego en ofensiva, fue puro corazón, garra, solidaridad, efectividad y mostró una defensa envidiada por todos.</p><p align="justify">Pasó la depresión post Sudáfrica, pero llegó la alegría de la mano de otro triunfo contra Francia. Se termina un ciclo para varios, aunque a partir de ahora se escribe otra historia en el futuro del rugby argentino.</p>