IPS: otro decreto para la polÁ?©mica

se suman los cuestionamientos

19/10/2007 00:00

POSADAS. Se agudizó el malestar de empleados y afiliados del Instituto de Previsión Social (IPS) al trascender recientemente la firma de un decreto oficial en relación a la reestructuración y concesión del Hotel de Turismo ubicado sobre calle Bolívar. El decreto en cuestión (decreto 1.483 con fecha de publicación 11 de octubre de 2007) además de modificar un acuerdo anterior, incorpora a la relación del organismo público con la empresa Casino Club, la posibilidad de una concesión ilimitada, la compra de terrenos lindantes y los costos de traslados de las oficinas administrativas del IPS por cuenta del ente estatal que conduce actualmente Valentín Alsina. Que pague el pueblo Con respecto a los gastos del traslado y refacción de nuevas oficinas, el decreto en cuestión señala que el “acta de acuerdo suscripta el 10 de agosto de 2007, no dejó expresamente convenido que el traslado de las dependencias administrativas no será a cargo de la empresa Casino Club SA”. Más adelante, en otro artículo del decreto, queda sentado que “las partes convienen que el traslado de las dependencias administrativas del IPS, incluyendo el costo de refacción de las oficinas nuevas, no será a cargo de la firma Casino Club SA”.De esta manera, queda claro que será el IPS el que tendrá que correr con los costosos gastos que implicarán el traslado de las oficinas y la instalación en una nueva locación. Es decir, toda esta serie de costos los pagarán los afiliados del IPS. PreocupaciónDesde hace varios meses, distintos sectores vienen denunciando públicamente la preocupación que genera esta serie de convenios que el Instituto de Previsión Social encarnó con al firma privada Casino Club SA, y que derivará en la reconstrucción y remodelación total del actual Hotel de Turismo -harán un hotel cuatro estrellas, con estacionamiento propio- mientras que al mismo tiempo en que se desarrolla el millonario acuerdo, los empleados del organismo se mantienen en constante lucha salarial y los miles de afiliados no cesan de denunciar severas desatenciones.