De puertas cerradas

SESIONARAN LUEGO DE LAS ELECCIONES

19/10/2007 00:00

POSADAS. Finalmente ayer quedó sincerado el poco interés de los concejales en volver a sesionar antes de las elecciones. Al aprovechar el acto conmemorativo del 135 aniversario del cuerpo (ver recuadro), se dio a conocer un decreto 271/07 que establece asueto administrativo al personal hasta el miércoles 31 de octubre.Con esa disposición, la corporación municipal volvería a reunirse en plenaria recién el jueves 8 de noviembre, ya que la inactividad en la Vieja Casona hasta el día previo haría imposible la preparación de una sesión ordinaria para la jornada de reinicio de tareas, el jueves 1 de noviembre. Para entonces habrán pasado nueve semanas (63 días) desde la última reunión en el recinto, el pasado 6 de septiembre, ya que los últimos días de ese mes y los primeros de octubre estuvieron ocupados con el Concejo Estudiantil.Responsabilidad primordial olvidadaEn esa segunda semana del próximo mes ya estarán electos -y, quizás, definidos- el intendente municipal, los siete nuevos concejales y el futuro defensor del Pueblo. Otro número igual de ediles estará preparando sus papeles para abandonar, cuatro semanas después, las oficinas que hoy ocupan. Ellos son los renovadores Silvia Risko y Héctor Vallejos, los brignolistas Alberto Galarza y Telmo Cabrera, la justicialista Ana María Irrazábal (se postula para la reelección), el rovirista y ex justicialista Guido Barreyro, el radical Osvaldo Navarro y el ombudsman Luis Emilio Fretes Gallo.En cuatro sesiones previas a la finalización del período ordinario 2007, el 30 de noviembre, y al recambio de la mitad del cuerpo, el 10 de diciembre, el Concejo deberá asumir una tarea maratónica para abordar la multiplicidad de temas acumulados, luego de ocho meses discontinuos y en los que se perdieron unas doce sesiones. La mayoría de éstas fueron soslayadas para afrontar las tareas de la campaña proselitista. Ocho concejales y el defensor del Pueblo son hoy candidatos, casi todos ellos a reemplazar al intendente Jorge Brignole en la jefatura municipal; en tanto, uno aspira a una diputación nacional y otra a conservar su banca como edil.Con esas sesiones postreras se cerrará uno de los años de mayor inactividad en la corporación municipal, no sólo por la cantidad sino también por la calidad de los temas debatidos y aprobados. Toda la tarea estuvo signada por el proselitismo y por ello se evitó abordar temas urticantes o polémicos, sin considerar su importancia.Acto aniversarioVarios antiguos empleados del Concejo Deliberante local fueron distinguidos ayer con un diploma de reconocimiento, al cumplirse el 135 aniversario de la constitución del primer Consejo Municipal de la entonces Trinchera de San José.El acto se realizó en el salón de usos múltiples “Mandové Pedrozo” de la vieja casona de Bolívar y Rivadavia, y estuvo presidido por el titular de la corporación Jorge Benigno Gómez.  Lamentablemente y en un vicio que se repitió en los últimos meses, varios ediles estuvieron ausentes, más preocupados en la campaña electoral que en conmemorar el Día del Concejo y reconocer a sus empleados.El primer Consejo Municipal de Trinchera de San José quedó integrado el 18 de octubre de 1872, luego de que sus miembros fueran elegidos en comicios realizados cinco días antes, el 13 de octubre. Estos habían sido convocados el 20 de septiembre anterior, a un año y medio que la Legislatura de la Provincia de Corrientes -de donde entonces dependían estos territorios- votara el 8 de noviembre de 1870 la creación de un municipio en el Departamento de Candelaria.Trinchera de San José había sido recuperada poco antes del dominio paraguayo y recién una década después adquiriría el nombre que hoy posee: Posadas.En aquella primera elección se presentaron dos listas: la Uno, integrada por Alfonso de Arrechea, Francisco Lezcano, Fernando Troazzi, Eugenio Ramírez y Ramón García; y la Dos, por Jorge Fitz Maurice, Juan Fernández Olmo y Juan Aguirre, entre otros. Triunfaron los primeros por 179 votos contra 155.