Causan destrozos y desvalijan una librerÁ?­a

Los delincuentes violentaron los accesos

16/10/2007 00:00

POSADAS. Alrededor de  1.700 pesos en insumos fueron robados en una librería denominada “Genios”, ubicada sobre la avenida Urquiza casi calle Puerto Iguazú de esta capital, en momentos que los propietarios se habían ausentado del inmueble. Según la policía y en base a los primeros indicios, el dueño del comercio, Edgardo Aissa, estuvo atendiendo hasta los primeros minutos de ayer y luego se retiró. Cerca del mediodía, cuando  regresó a su domicilio, ubicado en el sector posterior, se encontró con la ingrata sorpresa de que habían forzado la puerta de madera de dos hojas ubicada en el acceso al negocio, como así también la reja  que la protegía. Por si fuera poco y para finalmente acceder al lugar, los malandras violentaron las bisagras, explicaron las mismas fuentes. Una vez que los delincuentes lograron ingresar a la librería, se apoderaron de una fotocopiadora marca Cannon, un televisor de 20 pulgadas, dos bicicletas rodado 20, repuestos de hojas para carpetas, agendas, mochilas, sobres, bijouterie y un teléfono fijo, entre otros elementos. Aissa le comentó a los pesquisas que resultó damnificado en alrededor de 1.700 pesos. La policía presume que los elementos fueron llevados en algún vehículo, aunque de averiguaciones en la zona los investigadores no hallaron testigo alguno que pudiera aportar datos acerca de un rodado o de desconocidos merodeando en las horas previas al saqueo. “Se tomaron su tiempo”Los vecinos afirman no haber registrado movimientos extraños en la zona, manifestaron los pesquisas, quienes hasta anoche no tenían pistas firmes sobre él o los autores del ilícito. Todo hace presumir que los ladrones actuaron amparados por la oscuridad de la noche y mientras el vecindario descansaba. En forma sigilosa y utilizando herramientas especiales se abrieron camino hasta el botín, realmente “se tomaron su tiempo”, revelaron voceros cercanos a la investigación. En la escena se hizo presente personal de la Comisaría jurisdiccional y de la Dirección de Criminalística, quienes efectuaron las pericias de rigor, en busca de huellas y rastros.  Se le dio intervención al Juzgado de Instrucción Penal en turno.