Puerto Azara: la salud en manos de los vecinos

carece de elementos basicos

15/10/2007 00:00

PUERTO AZARA. El puesto de primeros auxilios de Puerto Azara es el único centro sanitario con que cuentan las 65 familias de esta colonia. Completamente abandonada por el Estado, la casita de madera donde funciona la sala, no recibe mantenimiento desde hace 18 años. No tiene baños y lo que es aún más inadmisible, tampoco tiene agua. Además, el lugar estuvo sin luz durante tres años, por un desperfecto eléctrico que un vecino pudo solucionar hace un par de meses, después de varias solicitudes a las autoridades. Durante esos tres años, cualquier tipo de atención sanitaria que debía prestarse de noche, tuvo que hacerse a luz de las velas.  El personal del puesto, está conformado por una sola persona, la enfermera Ana María Alvez, que  hace 18 años viene sosteniendo el castigado espacio de salud y luchando por conseguir mejoras ante las sucesivas ausencias tanto del municipio como del Ministerio de Salud Pública de Misiones. La enfermera, relató que “en 1989 me entregaron las llaves de la salita. Hoy en día, estamos haciendo medida, peso y talla de los niños de la colonia; entrega de leche y vacunaciones los días miércoles, cuando viene la doctora. Cuando no hay manera de sacar a las personas de la colonia, hago partos en los domicilios”. En un pasado no muy lejano, contó Ana Alvez, por lo menos tenían una manera de comunicarse con quienes podían hacer factible los traslados de pacientes en casos de emergencias: “hace cuatro años teníamos un handy, que nos contactaba con la policía, con la ambulancia y así podíamos trasladar a la gente cuando había emergencias. Pero cuando cambió el Gobierno quedamos sin el equipo de radio y sin comunicación”, sostuvo la enfermera.Desnutrición crecienteOtra problemática muy grave que deben padecer los olvidados habitantes de  Puerto Azara, es la de los niños desnutridos, un problema que había sido paliado en parte a partir del funcionamiento de un comedor guardería que abría sus puertas a metros del puesto de primeros auxilios. Pero con la llegada de Rovira a la gobernación, en 2000 este espacio -como tantos otros en la provincia- cerró definitivamente sus puertas, dejando a los chicos del pueblo alimentariamente desprotegidos. Desde ese momento, Puerto Azara se volvió un ejemplo claro del impacto que puede generar el cierre de estos espacios de contención social sin un previo estudio de situación. Es que pocos meses después del cierre del comedor comenzaron a proliferar los casos de desnutrición infantil. La responsable de salud de Puerto Azara,  recordó que “la guardería estuvo funcionando durante ocho años, para chicos recién nacidos hasta chicos de seis años. Llegamos a tener 40 chicos por día. Alcanzamos el nivel cero de desnutrición, porque a los que nacían en riesgo, nosotros los llevábamos a la guardería los manteníamos dentro, más en tiempo de verano cuando los padres no trabajan porque no se cosecha yerba, y acá las familias subsisten sólo de la tarefa”.La enfermera, testigo directo de la aparición de casos de desnutrición en la colonia, agregó que “desde que cerró la guardería, se perdió la posibilidad de darle leche diariamente a estos chicos, de modo que volvieron a caer dentro de cuadros de desnutrición y hoy tenemos de nuevo, cerca de 40 chicos que están por debajo de su peso, algunos con segundo grado de desnutrición”.Sumado a este desalentador contexto las dificultades para asistir a los niños desnutridos y para evitar de alguna manera que se sigan propagando los casos, siguen siendo una constante en la colonia. “La lucha que tenemos ahora es por las denominadas bolsitas del desnutrido, que es una pequeña ayuda alimenticia que llega cada mes para las familias con chicos en estado de desnutrición. Pero acá en Puerto Azara, no solamente la bolsa llega con bastante retraso, sino que no viene la cantidad necesaria. Ahora están llegando diez bolsas, cuando en realidad las familias que tienen chicos desnutridos son muchas más desde que cerró el comedor” afirmó la enfermera del pueblo.