Los mÁ?¡s pequeÁ?±os apuestan al medio ambiente en Villa Cabello

Con la asociación Eco-Vida

15/10/2007 00:00

POSADAS. Cada sábado, en Villa Cabello, un grupo de niños lleva adelante un proyecto ecológico para cuidar el medio ambiente, valorar la naturaleza y liberar a su barrio de la basura. Se trata de los Mitaí Ecologistas, que -a través de la asociación Eco-Vida, cuyo responsable es Enrique Cruz- intentan mejorar la calidad de vida de la comunidad. Junto a ellos trabajan voluntarios como Osvaldo Martínez y las estudiantes de Trabajo Social Tamara Acosta y Patricia Lezcano. Para participar en el equipo de pequeños ecologistas o para asistir a las clases de fútbol solamente basta con inscribirse de forma gratuita en la sede de Eco-Vida, ubicada en la manzana D casa 42 de la chacra 153 de Villa Cabello, o llamando al 460909. Entre las actividades que realizan los chicos figura el reconocimiento de las especies vegetales y las clases que dictan las estudiantes se centran en la selección de la basura para identificar los desechos orgánicos e inorgánicos. Los Mitaí se reúnen los sábados, trabajan al aire libre y los que aprenden y muestran interés tienen la posibilidad de ir a la chacra que la asociación tiene en Cerro Corá. Los chicos, cuando tienen la oportunidad de asistir a la chacra, toman contacto con animales del campo y disfrutan de ese aprendizaje, pues las clases se convierten en una aventura como las que se dan en los espacios verdes de los sábados. Los responsables de este proyecto aseguran que “los chicos están más abiertos al aprendizaje, son más receptivos y se sienten parte de la naturaleza. Esta actitud hace que ellos se conviertan en verdaderos ejemplos para los adultos”, puntualizaron las futuras profesionales, quienes reconocen que “en nuestra sociedad hace falta un trabajo de concientización muy fuerte, y más con respecto a la basura, porque ya forma parte de esta cultura el hecho de dejar una bolsa de residuos en una esquina y así se inician los pequeños basurales. También vemos que en la ciudad los desperdicios están dando vueltas por todos lados: se ven cajas de pizza tiradas, vasos plásticos, botellas, papeles y todo porque el que va caminando va dejando algo tirado”. La idea es que también en otras comunidades se formen grupos con características similares a las de los Mitaí-Ecologistas para que “esta apuesta sea un comienzo de una vida mejor para las generaciones venideras”, explicaron los guías a PRIMERA EDICION.