Reggae roots en el Casino Club Posadas

exitoso recital sabatino de los cafres

15/10/2007 00:00

POSADAS. Noche de sábado en Posadas, la banda liderada por Guillermo Bonetto sacó a relucir su traje de líder criollo del reggae – roots. Lo hizo con la entrega de varios de sus clásicos, como los muy efectivos “La foto de Zapata”, “Aire”, “Hormiga”, “De mi mente” y “Suena la alarma”, entre otros. Veinte años de recitalesAlrededor de las 23.20 del sábado, Casino Club Posadas dio luz para alumbrar el show de la reconocida banda de reggae Los Cafres.Sus integrantes, con un popurrí de varias canciones de todas sus épocas -se trata de una banda con cerca de veinte años de recitales- entre ellas “Humillación”, “Pobre angelito” y “Lucido”, apaciguaron el reclamo de los setecientos fans que repetían a coro: “¡Dale, dale y dale cafres, uoohh!”. Una hora de buen reggaePese a algunos problemitas de sonido, que no tardaron en ser solucionados, la banda conformó a jóvenes y familias, brindando alrededor de sesenta minutos de buen reggae, prolijo, pero sin sorprender. Sonaron temas bien recordados como “Mostrame como sos”, “Tus ojos” y algunos más viejitos y menos “pop” (“Sólo un pensamiento”, “Gran sequía”, “Deja de señalar”, el citado “Suena la alarma”, “Sueña por el hoy” y ”Nacimiento”, entre otros).A los ocho músicos se los notó algo cansados, o serios. Tardaron en ponerle “onda” al recital, de no ser por Guillermo Bonetto (que cantó muy bien, por cierto), y fue quien saltó y sacudió sus brazos, sino el Casino se hubiese congelado. “¡Ole ole ole ole, Cafres, Cafres!”Se fueron del escenario, y como siempre, el público, conforme y copado, pidió “una más, y no jodemos más”. Los Cafres volvieron (“¡Ole ole ole ole, Cafres, Cafres!”) con un tema nuevo: “Loco”. Siguieron de yapa con “Si el amor se cae”, después el clásico “Pelusa”, y le pusieron punto final a la noche verde amarilla y roja con “La receta”. Explicaron entre líneas que “el reggae es belleza y no monotonía”.¿Se entendió? Muchísima gente se quedó sin poder entrar a la sala del Casino Club Posadas. El Guille, de todos modos, les agradeció también por haberse acercado. “¡Muuuucho reggaeeeee!”