Sigue la toma del Ingenio Azucarero de San Javier

reclaman deuda cercaNA A 220 mil pesos

15/10/2007 00:00

SAN JAVIER. Los trabajadores del Ingenio Azucarero de esta localidad siguen con la toma de la planta y afirmaron que la medida continuará hasta tanto el Instituto de Fomento Agropecuario e Industrial (IFAI) -organismo del cual depende la fábrica- les pague la cuantiosa suma adeudada a 191 empelados desde 2005. La misma asciende a 219.786,18 pesos, según el expediente administrativo Nº 3060-2918-07. Los manifestantes advirtieron que no permitirán mediadores y la condición que ponen es que se firme el convenio de pago entregado a las autoridades el sábado, donde se especifica que se deberá pagar 500 pesos a cada empleado, y lo demás de la siguiente manera: una cuota a los montos inferiores a 500 pesos, dos cuotas los montos entre 500 y mil pesos y tres cuotas los superiores mil.Este petitorio se entregó al representante legal del IFAI, Ovidio Córdoba, que asistió el sábado a la planta para negociar con los empleados y se retiró con la promesa de estudiar la propuesta junto al directorio. Este pedido hasta ayer no había sido respondido, aunque el administrador del ingenio, Marciano Martínez se acercó por la mañana y les propuso a los empleados pagarles 800 pesos a cada uno para que levanten la medida, pero sin firmar el convenio anterior.Además, les propuso que firmen un poder por el cual lo habilitaban (a Martínez) para gestionar el pago en nombre de los trabajadores frente al IFAI, pero “nosotros no aceptamos, porque el administrador está al tanto de la deuda desde hace cuatro años y nunca hizo nada, y cómo va lograr que nos paguen en dos semanas”, comentaron los empleados.Bajo rendimientoEn el contexto de la protesta se explicó además, que el rendimiento de la planta es muy bajo este año comparado con 2006. Según manifestaron “el año pasado se sacó 2. 800.000 kilogramos de azúcar y se molieron 35 millones de kilos de caña. Para los trabajadores la baja se dio porque el administrador del ingenio, Marciano Martínez, decidió arrancar la zafra en julio, cuando históricamente se comenzaba a finales de mayo principio de abril. Esto perjudicó la calidad de la caña de azúcar. El caso es que levantar la zafra en esta época del año perjudica la dulzura de la caña de azúcar, porque con la llegada de la primavera la caña florece y pierde el 40% de dulzura. Por eso, los empleados consideran que la decisión de abrir tarde la zafra fue un error. “De cada cinco cargas, una tiene dulzura y el resto está agrio”, dijeron.Especificaron que a pesar de que la planta está tomada por los empleados, los productores pueden entregar la caña ya que “el problema lo tenemos con el ingenio y no con los productores”.