Sigue creciendo la lista de daÁ?±os tras el paso del meso ciclÁ?³n

daños en viviendas y en la vIa publica

14/10/2007 00:00

POSADAS. Al contabilizar los daños que causó el viento huracanado en la región las cifras son contundentes. En jurisdicción de la Comisaría Primera se reportó caída de letreros, cables, postes de teléfono, árboles y rotura de vidrios. En tanto en la jurisdicción de la Seccional  Décimosegunda, ubicada sobre avenida Urquiza y Derqui, se denunció la  caída de postes del tendido de teléfono; sobre la calle Ruiz de Montoya, caída de árboles; en Padre Serrano y Tambor de Tacuarí, caída de farolas del alumbrado; en Padre Serrano y Acevedo, caída de árboles sobre un cable de alta tensión; sobre avenida Centenario, voladura de techo de cinc que fue depositado sobre un cableado de alta tensión.Además el reporte de la Comisaría Tercera se registró que en la avenida  Uruguay  y Ambrosetti cayó un árbol; mientras que en Blas Parera, un árbol se desplomó sobre una vivienda familiar; en las avenidas 115 y Blas Parera, cayó un árbol de gran porte; sobre la avenida López y Planes y calle 95, un árbol afectó el tendido eléctrico. También denunciaron la caída de carteles; en López y Planes y calle 97. Mientras que en el barrio Cruz del Sur, cien casas del Iprodha sufrieron daños de consideración en techos, portones, ventanas, instalaciones eléctricas y caídas de postes de luz. En la calle Andresito entre la avenida 115 y Blas Parera, hubo once viviendas dañadas. A la vez el desborde del arroyo Mártires afectó a quince viviendas y en el barrio ubicado detrás del hospital Pedro Baliña otras quince tuvieron problemas en los techos, por las voladuras de chapas. Fenómeno que se repiteEl observador meteorológico Fabio Cabello explicó que “la tormenta que afectó la región se describe como meso ciclón, tormenta que posee fuertes ráfagas huracanadas durante un corto lapso de tiempo”. Recordó tormentas similares registradas en octubre de 2000 y noviembre de 2006, cuando en la primera un fuerte viento destrozó los árboles de la plaza San Martín y el segundo tumbó varias casas en el barrio ubicado detrás del hospital Baliña causándole la muerte a un hombre. Señaló que “se trata de un fenómeno que no llega a la categoría de tornado pero trae consecuencias graves en la región”.