Por la muerte de un preso pasan a disponibilidad a nueve policÁ?­as

El detenido murió en el hospital

13/10/2007 00:00

POSADAS. Nueve efectivos policiales con prestación de servicios en la Comisaría Tercera fueron pasados a disponibilidad ayer a raíz de la muerte de un preso que se hallaba bajo investigación por homicidio.En una sorpresiva resolución administrativa, el comisario general Rubén Oscar Gabriel dispuso la remoción de dos jefes y de integrantes de la guardia (oficial de servicio, suboficiales y agentes) que tenían la responsabilidad de custodiar al detenido.Todo comenzó el martes último cuando Mario Salazar, quien estaba preso por sospechas de su participación en el crimen de Omar Walter Beer (37), debió ser trasladado al Hospital Ramón Madariaga, tras ser encontrado en su celda desvanecido.  En el centro asistencial constataron que presentaba golpes en el cuerpo, principalmente en la cabeza, lo que motivó su internación en terapia intensiva. Horas más tarde dejó de existir.De acuerdo a información proporcionada por la fuerza, Salazar se encontraba aislado en una celda. Y, como consecuencia de la abstinencia alcohólica, sufrió una crisis de nervios, golpeándose la cabeza, posiblemente contra la pared o los barrotes de la celda.Al día siguiente el juez de Instrucción 1, Horacio Gallardo, y la fiscal Amalia Spinnato se presentaron en la Seccional Tercera, donde realizaron una inspección ocular y  averiguaciones al respecto.Paralelamente, el cuerpo del fallecido fue sometido a una autopsia que estuvo a cargo de los médicos forenses del Poder Judicial.Extraoficialmente se supo que Salazar, quien se desempeñaba como canillita, murió a raíz de una fractura de cráneo y que presentaba otras lesiones.El pase a disponibilidad de los policías causó sorpresa en la fuerza, teniendo en cuenta que el juez que investiga el caso aún no se expidió al respecto. Es que Gallardo espera las conclusiones finales de los médicos, quienes deberán explicarle si las lesiones que presentaba el preso fueron provocadas por él o se trató de un episodio de apremios ilegales.La detenciónSalazar había sido detenido en el marco de las investigaciones por el asesinato de Beer, cuyo cadáver fue encontrado el viernes de la semana pasada en su vivienda ubicada en inmediaciones de la avenida Tierra del Fuego y calle Misiones. La víctima presentaba golpes en la cabeza, posiblemente provocados por un elemento contundente.La División Homicidios de la Policía, encontró al día siguiente una pesa de fabricación casera, de unos diez kilos, que posiblemente fue utilizada en el brutal crimen. Además, envases de vino tipo tetra break, indicio de que Beer fue asesinado por personas con las que compartió unas copas.Uno de sus habituales contertulios habría sido Salazar, de acuerdo a las averiguaciones realizadas por los detectives. Por eso fue uno de los tres detenidos inicialmente, junto a un albañil y un vendedor de chipas liberados luego.