Un chico de quince aÁ?±os violÁ?³ a su vecina de ocho

OCURRIO EN SAN JAVIER

12/10/2007 00:00

SAN JAVIER. Una niña de ocho años fue violada por un adolescente de 15 en otro caso de ataque sexual que tiene como protagonista a un menor de corta edad.El hecho ocurrió a principios de esta semana, pero trascendió ayer. Según fuentes cercanas a la causa, el aberrante suceso se registró en la zona urbana de San Javier. El adolescente conocía a la víctima, ya que ésta solía frecuentar su domicilio, donde iba a jugar con otros chicos. El martes en horas de la siesta, la pequeña fue conducida bajo engaños hasta un monte, a unos 500 metros de su vivienda. Allí el depravado adolescente la despojó de sus prendas de vestir y la accedió carnalmente.La niña llegó a su casa y evidenció dolores en la zona genital, por lo que sus familiares le preguntaron acerca de lo sucedido. Después de algunas respuestas evasivas, contó lo que le había pasado. Y mencionó el nombre del menor que la había violado. Poco más tarde, y después de recibir la denuncia de la madre de la chiquita, las autoridades pusieron en conocimiento del hecho al Juzgado Correccional y de Menores 2 de Posadas, cuyo titular, César Jiménez, ordenó que el presunto autor sea trasladado a Posadas, para ser sometido a estudios psicológicos y eventualmente disponer de alguna medida tutelar, ya que por su edad no puede ser sometido a proceso.AberranteEn tanto, los médicos corroboraron que la niña había sido violada vaginal y analmente, por lo que dispusieron su internación en el hospital zonal.Tras enterarse del caso, la Red de Prevención de la Violencia Familiar, Organismo No Gubernamental dirigido por Hugo Viano, realizó las diligencias correspondientes para que la víctima sea asistida por los profesionales que colaboran con dicho organismo.Respecto al presunto violador, el magistrado César Jiménez ordenó que sea entregado en guarda a su madre en Posadas, con la salvedad de impedir que regrese a San Javier, para evitar todo contacto con la chiquita. El juez de menores podría disponer de otras medidas tutelares como algún tratamiento psicológico que podría concretarse con la internación del adolescente o de carácter ambulatorio, siempre bajo la tutela de algún familiar.