IndignaciÁ?³n y chicos intoxicados en comedor del barrio San Lucas

almuerzo: pésimo aspecto y aroma

12/10/2007 00:00

POSADAS. Las madres de los chicos que diariamente almuerzan en el comedor comunitario del Barrio San Lucas, se mostraron indignadas ante el estado de putrefacción de los alimentos que el Ministerio de Bienestar Social les entregó ayer, situación que derivó en el encadenamiento a modo de protesta de unas de estas mujeres en la plaza del humilde vecindario. NauseabundoTras el llamado desesperado del grupo de madres, PRIMERA EDICION llegó al San Lucas y al entrar al comedor pudo constatar el aspecto espeluznante del “guiso” que recibió el comedor ayer, un mejunje aguachento que mezclaba en sus componentes mondongo negro, carnes podridas, arroz crudo y mandioca de pésima calidad, del tipo que suele utilizarse sólo para alimentar al ganado. Para acompañar, galletas verdosas y duras como piedras. Entre el aroma nauseabundo que emanaba la olla cubierta de moscas, la encargada del comedor, María Galván, manifestó a este diario que “nos trajeron esta aguaza, que como se puede ver está todo quemado, todo crudo. Ellos (por Bienestar Social) me piden por favor que no los escrachemos ante los medios, pero esta vez pasaron un límite porque la comida llegó en pésimo estado. Encima la trajo un hombre sumamente prepotente, que nos dijo “esto es una salsa”, pero yo nunca vi nada igual una cosa toda negra, parece brea. Está todo crudo, todo quemado, la mandioca es de ésas que se compran para alimentar a las vacas. No es para cocinar”. Niños intoxicadosSegún expresaron las madres de algunos de los 289 chicos que utilizan el comedor, esta no es la primera vez que Bienestar Social les entrega comida insalubre, pero esta vez “la cosa explotó porque el día anterior trajeron porotos putrefactos que terminaron intoxicando a varios niños” se quejó una de las madres. Por eso, ayer decidieron que nadie consuma una sola cucharada de lo que las madres llamaron irónicamente “salsa de brea”.Una los chicas que debió acudir al hospital por intoxicación se llama Magdalena y tiene cuatro años. Su madre, Paola, contó que “mi hija comió el poroto de ayer y a la noche tenía el estómago todo inflado. Y hoy empezó con vómitos y diarreas. Hoy llevé a la nena al hospital y los médicos me dijeron que era por haber ingerido comida en mal estado. Fue por los porotos que nos dieron el miércoles. Ahora está tomando remedios”. Un vocero de Bienestar Social dijo que se había tomado conocimiento de la grave situación y que se dispuso abrir una investigación en tanto se garantizó que se solucionaría el problema.