Impiden a los peronistas usar sus sÁ?­mbolos

"Estamos proscriptos", expresó Puerta

10/10/2007 00:00

POSADAS. Los peronistas históricos no podrán utilizar los símbolos partidarios, como las imágenes de Eva y Juan Perón y tampoco la “Marcha Peronista” por decisión de la justicia electoral que, en cambio, se los concedió al Frente para la Victoria (FPV), que expresa al kirchnerismo y que, paradójicamente, se ha unido a otros partidos políticos que son acérrimos antiperonistas. La decisión se adoptó a menos de 20 días de las elecciones generales del 28 de octubre próximo, con lo cual impide que prospere un proceso legal para revertir la situación, negando al peronismo histórico  que en sus boletas estén representados los clásicos símbolos peronistas: el escudo partidario y las caras de Eva y Juan Domingo Perón.“El peronismo no se entrega”El candidato a gobernador Ramón Puerta sostuvo que la decisión “es parte de la ignominia a la que nos han sometido a los peronistas; estamos proscriptos, no tuvimos ninguna posibilidad de ejercer nuestros derechos partidarios; no nos dieron internas ni el mas mínimo asomo de democracia interna; no tenemos un lugar donde debatir nuestras ideas y pretenden entregar nuestros símbolos a quienes nos han traicionado, nos han dado la espalda, nos han perseguido y tienen vergüenza de usar los símbolos”.Aseguró además que “nosotros, más allá de lo que diga la justicia, vamos a seguir cantando la marcha, usando nuestros símbolos; vamos a defender a Eva Perón como la esposa del general Perón y abanderada de los humildes y no la del puño crispado de la ‘Opera Evita’ que pretenden difundir los gorilas de izquierda”.Puerta, candidato a la gobernación por Unión Popular, afirmó además que “la traición va a ser sepultada en votos el 28 de octubre”.Dejó en claro que “peronismo hay uno solo en Misiones: lo representa la fórmula Puerta-Repetto y nos acompañan los ex gobernadores Alterach y Humada, los únicos y auténticos ex gobernadores peronistas. Nuestros diputados -agregó- están representados por Rolo Dalmau, Stella Maris Peso, Coco Zuetta , Mónica Alustiza, Blanca Acosta y José Garzón Maceda , es decir el peronismo que nunca bajo la guardia, el peronismo que no se entrega”.La decisión de la Justicia Electoral abre la posibilidad de que sólo el vicegobernador Pablo Tschirsch utilice la simbología peronista. No obstante su frente electoral se ha integrado con dirigentes de notoria militancia antiperonista.Sobre este punto el primer candidato a diputado nacional por Unión Popular, Rolo Dalmau, sostuvo que un acérrimo antiperonista es el compañero de fórmula de Tschirsch,  Adolfo Pischik. Explicó que tanto Pischik como el actual intendente de Oberá Ewaldo Rindsfleisch son radicales y como tales integran la renovación. “No puedo creer esta decisión, estoy indignado: toda mi vida estuve en el peronismo y perdí en Oberá por no pasar a la renovación y ahora lo autorizan al intendente Rindsfleisch  (radical)  a usar los símbolos del peronismo”.“Yo voy a seguir con la ‘marcha peronista’ en mi campaña”, agregó y puso de relieve que la decisión es “por haber pecado al apoyar el ‘no’ a la reelección indefinida de Rovira. Nos siguen hincando el puñal en el corazón pero no nos van a matar”, aseguró Dalmau.La decisión de la justicia electoral fue adoptada a raíz de una presentación que había elevado el Frente para la Victoria, que pidió la exclusividad en el uso de la simbología partidaria, alegando que el partido Justicialista (PJ) de Misiones integra su FPV.La inclusión fue decidida, sin consultar a los afiliados, por Hugo Perié, quién finalizó su tarea como interventor, pero sigue ostentando el cargo, sin normalizar el partido Justicialista de Misiones, con un llamado a internas para elegir autoridades.No obstante la situación planteada responde a una estrategia a nivel nacional, puesta en práctica por el kirchnerismo que utiliza, como su ‘barco insignia’, la denominación de Frente para la Victoria, dejando de lado el partido Justicialista.El presidente Néstor Kirchner, quién asumió con sólo el 22% de los votos en 2003, decidió avanzar hacia lo que llamó la ‘transversalidad’, sumando a dirigentes de otras corrientes y partidos políticos. Durante su mandato evitó utilizar la simbología peronista y tampoco se lo ha visto entonando la ‘marcha peronista’, como históricamente lo vienen haciendo los afiliados y simpatizantes.Kirchner tampoco ha apelado al pensamiento de Juan Domingo Perón para desarrollar sus políticas de gobierno. En una vuelta de tuerca más, en el último año tentó a los radicales, el otro partido tradicional argentino, para sumarlo al FPV, lo cual agravó la crisis en el radicalismo. Durante su mandato Kirchner llevó a los dos partidos políticos con mayor cantidad de afiliados del país, a una crisis que les impide ir a las próximas elecciones con sus propias siglas.