Reparan el monumental Á?³rgano de la Catedral

lo haran especialistas porteños

02/10/2007 00:00

<p align="justify">POSADAS. La emoción se hizo sentir en el templo principal de esta ciudad cuando los especialistas, que llegaron de Buenos Aires, comenzaron a desarmar el monumental órgano de tubos de la Catedral. Es que ayer por la mañana comenzaron a dar los primeros pasos para devolverle la vida al magnífico instrumento que se creía perdido. </p><p align="justify">Pocos tenían fe en que existieran posibilidades de recuperación, ya que, a simple vista, los imponentes tubos mostraban un deterioro importante en su contextura. Pero  en abril de este año PRIMERA EDICION dio la gran noticia: habían llegado el ingeniero organero Carlos Melassino y Darío Santoro, profesor de música y técnico afinador, quienes aseguraron que el órgano podía volver a ser el de antes y ofrecer sus maravillosos acordes como si nunca hubiera desfallecido. </p><p align="justify">Pero como si reparar el órgano fuera poco, la Catedral también experimentará algunos cambios que se darán en la cúpula mayor, sobre el altar, donde se instalaron andamios imponentes para reparar la cúpula donde volverá a “brillar” el Espíritu Santo y sus 7 dones, como hace décadas. </p><p align="justify">El equipo de mujeres que conforma la asociación que recuperará el templo se mostró emocionado, ya que la idea que comenzó con el sacerdote Víctor Arenhardt se hizo eco en los corazones de Nilda Carmen Brañas, Estela Gentiluomo de Lagier y Nina Rosa Bellagamba, tesorera y presidenta de la asociación. </p><p align="justify">Lo que seráSegún estiman los expertos, para este jueves todas las piezas estarían colocadas en el nuevo lugar que ocupará el órgano (arriba de la entrada principal de la iglesia), y ahí tomarán nota de los elementos que necesitarán traer de Buenos Aires para reparar el instrumento.  </p><p align="justify">Carlos Melassino anunció a este diario que “trabajaremos diciembre, enero y febrero, para que a fines de marzo puedan llevar a cabo la fiesta inaugural”. Mientras tanto, el templo se convirtió en un lugar de campaña, con tubos desplegados por todas partes y -como si se tratara de un montaje- los fieles se mantienen firmes en sus oraciones, siempre tratando de no “distraerse” demasiado. </p><p align="justify">El polvo acumulado durante años abrazó a los especialistas, quienes reconocieron que “esta tierra sale, no como allá (en Buenos Aires), que lo que abunda es hollín y se te pega”. También encontraron más restos de murciélagos en el interior de los tubos, animales que hace años anidan en la iglesia y en cada ceremonia salen a mostrar sus dotes de vuelo en picada. </p>