Disgusto de vecinos por la falta de canalizaciÁ?³n

SON 300 PERSONAS AFECTADAS

27/09/2007 00:00

POSADAS. El reclamo público data de enero de 2000, cuando un grupo de vecinos comentó que en Villa Bonita las aguas bajaban turbias, sucias y contaminadas. La toxicidad de las aguas que corren por el desagüe que cruza abajo del puesto de la Policía de Tránsito en la Garita Kilómetro 10, sobre la ruta 105, es motivo de quejas por parte de los vecinos ubicados en la zona.Pero la situación se fue agravando con el tiempo y el agua siguió contaminada, pero a esto se le sumó otro agravante más que fue la falta de canalización de un desagüe natural, debido al “taponamiento que impulsó uno de los propietarios de un gran terreno en la zona”, contó Alfredo Espinoza. El vecino manifestó que “el propietario del campo, Raúl Yaborski no quiso dialogar con los vecinos y mandó a tapar el cause porque según él le generaba problemas. Estamos sabiendo perfectamente que en el campo ya no hay animales y tampoco plantaciones, que podrían ser dañadas”.Explicó que el estancamiento del agua genera además de olor, un problema mucho más grave que es la posible inundación de más de cien viviendas en la zona. “Pasa que además de eso, el tener agua acumulada hace que se junten mosquitos y también olor. Pero lo peor de todo que al no tener agua potable en la zona genera una contaminación en los pozos, el agua del barrio no se puede tomar”. Explicó que por pedidos y solicitudes de los vecinos una maquina de la municipalidad de Posadas, abrió el cause pero a los pocos días se estaba cerrando por pedido del propietario. Esto no puede ser, ya que no estamos amparados por nadie. Entonces nos queda más que hacer público el reclamo y esperar respuestas", contó Espinoza que en nombre de los vecinos dijo que se juntarán firmas y el reclamo se elevará formalmente.  Aseguró que hay muchos problemas en la zona, pero la falta de agua genera una preocupación a vecinos que son de bajos recursos y no pueden comprar agua mineral a diario para consumir. "La falta de agua se hace notar, pero consumir la que tenemos nos genera problemas. Los animales que consumen el agua de los pozos están con problemas de piel, se les cae el pelo y eso lo trasladamos a las personas podría ser peor". Contó que algunos vecinos que tienen agua potable brindan ayuda a diario, pero "todos sabemos que tampoco se puede vivir al pendiente de otro".