Jornalero al banquillo por abuso de su hijastra

EL CASO OCURRIO EN 2005

27/09/2007 00:00

OBERA. El Tribunal Oral en lo Penal 1 de esta ciudad comenzó a juzgar ayer a un jornalero acusado de abusar sexualmente de su hijastra de diez años, en un episodio ocurrido en El Soberbio, y que salió a la luz en 2005, según fuentes con acceso a la causa.El debate, que se desarrolla sin público por tratarse de un delito de índole privada, contempla la declaración de trece testigos, una cifra inusual para este tipo de hechos, si se tiene en cuenta que siempre se cometen en la intimidad, es decir, sin la presencia de terceros. El presunto abusador, asistido por el abogado de San Vicente Roberto Marcelo Boilini, llegó a juicio acusado de abuso contra la integridad sexual con acceso carnal agravado por la situación de convivencia con la víctima, y privación ilegítima de la libertad. De ser hallado culpable le cabría una condena de entre ocho y veinte años, según el artículo 122 del Código Penal.Aconsejado por su defensor, el imputado se abstuvo de ser indagado, por lo que su declaración, realizada en la etapa de instrucción de la causa, fue incorporada al debate por lectura. Según esa exposición, el acusado negó haber accedido carnalmente a su hijastra y alegó que todo había sido una patraña ideada por su concubina, con la finalidad de excluirlo del hogar.Ayer declararon siete personas- entre éstas sus compañeros de trabajo- las cuales brindaron un informe conceptual bueno acerca de él. En cambio, dieron malas referencias de la madre de la víctima. No obstante, el debate continúa hoy con las declaraciones de seis testigos, entre ellos la denunciante y la nena abusada.El tribunal está integrado por Francisco Aguirre (presidente), Roque Romeo Schwenberg y Amalia Lilia Avendaño, mientras que Estela Maryx Salguero de Alarcón ocupa el ministerio público fiscal. El hechoDe acuerdo a lo incorporado al expediente, el hecho ocurrió el 4 de diciembre de 2005, entre las 4 y las 4.30, en una vivienda rural ubicada en proximidades del kilómetro 18 de la ruta provincial 13, en El Soberbio. Todos dormían, cuando la menor de diez años fue retirada de su habitación por el padrastro, quien la condujo afuera de la vivienda y la sometió sexualmente sobre un colchón. Instantes después el hombre fue sorprendido por su pareja que al percatarse del aberrante hecho comenzó a recriminarlo. Esto derivó en una fuerte discusión entre ambos, hasta que él tomó un cuchillo y amenazó con cortarle el cuello si ella lo denunciaba. Además, le impidió salir de la casa, precisamente para evitar que su pareja lo delatara.Recién dos días después la mujer pudo hacer la denuncia policial, al lograr escaparse de la vivienda. Posteriormente los médicos establecieron que la niña presentaba defloración de vieja data, tras lo cual ella confesó haber sido abusada por primera vez a los nueve años, situación que se prolongó en el tiempo. La policía no tardó en detener al presunto abusador.