Abuso de chicos: “AcÁ?¡ hay algo armado para ocultar otra cosa”

Aseguran poder demostrar su inocencia

26/09/2007 00:00

POSADAS. Familiares del chofer de transporte escolar, detenido bajo la presunción de haber abusado sexualmente de dos hermanitos, una nena de cuatro años y un varón de cinco, decidieron ayer salir a defenderlo públicamente de lo que consideran una maniobra armada con fines desconocidos por ellos.Lucy y Javier, madre y hermano del acusado, concurrieron hasta la redacción de este Diario, acompañados por el abogado que los asiste, Arturo Fernando Orbe. En una extensa entrevista negaron en forma rotunda toda vinculación con el hecho que se investiga.“Mi hijo Fabio está muy tranquilo, con la conciencia tranquila porque no hizo nada, pero no está sufriendo el calvario que estamos sufriendo nosotros”, comentó la mujer.Sin ocultar la angustia, expresó: “Acá hay alguna mala intención, se está tapando algo, no tenemos nada que ver, se tiene que aclarar, se tiene que hacer justicia, aunque el buen nombre no sé si va a volver, estamos hace quince años en el rubro y es la primera vez que tenemos un problema de esta magnitud”.Por su parte, el hermano del detenido destacó que a pesar de que el caso ya se hizo público y causó gran impacto en la sociedad, los clientes del transporte escolar no les quitaron el apoyo. “La gente no dudó, inmediatamente se puso a disposición, la verdad es que nos salva la trayectoria intachable, eso nos mantiene, después de todo lo que se dijo nos seguimos manteniendo”.En este sentido Javier contó que “por ahí los más miedosos son los clientes nuevos, pero los que tenemos de hace unos diez años no creen en todo esto; acá hay un daño moral terrible y dos víctimas inocentes que reclaman justicia y creo que debe hacerse justicia”.El transportista señaló además que tiene mucha fe en la Justicia y “nos sentimos tranquilos porque desde un primer momento aportamos elementos, no tenemos nada que esconder”.“Quiero aclarar, con respecto al galpón que menciona el varoncito, que nosotros no tenemos ninguno; creo que hay una confusión porque nuestra familia es propietaria de una manzana, rodeada por un muro, dentro del cual viven varias familias, siempre hay gente ahí”.“Fabio es inocente”Respecto a la causa penal, el abogado Orbe explicó que ya se incorporaron numerosos testimonios, como los de las maestras de los alumnos y, en sede policial, de algunos padres de chicos a los que mi cliente llevaba al colegio”.El letrado comentó además que “me enteré que ya se incorporaron las pericias psicológicas a los dos chiquitos abusados y vamos a pedir la incorporación de otros testigos y eventualmente un careo entre la empleada de la familia de los menores y mi defendido”.Orbe insistió en que el viernes 14 de septiembre pasado Fabio pasó por la casa de los chicos a buscarlos, pero “la empleada les dijo que no se iban a ir al colegio porque se habían dormido”.“Por eso creo que el testimonio de la doméstica será clave en todo esto, porque tenemos testigos de que los nenes ese día no fueron al colegio y además mi cliente, después de terminar su recorrido, estuvo en distintos lugares que pueden ser corroborados por documentos y testimonios”.CoartadasSobre esto puntualizó que “después de llevar a los otros chicos al colegio mi cliente fue a estudiar a la casa de la abuela, luego llevó a una tía a tomar un colectivo y se dirigió a una pileta donde pagó una inscripción, para hacer natación”.“Debo aclarar que los otros alumnos ese día fueron normalmente a la escuela de la mano de Fabio; tenemos el testimonio de la madre del primer chico que sube, y de otros chicos que recuerdan que estos nenes (los abusados) no estaban en el transporte”.El abogado también manifestó que pidió la nulidad del testimonio del menor abusado “por cuanto no se garantizaron los medios ni las circunstancias para que su declaración sea con soltura, creemos que fue inducido a declarar en determinado sentido”.La denuncia del padre PRIMERA EDICION publicó el domingo una entrevista a los padres de las víctimas, quienes llegaron acompañados por varios vecinos. Esta fue la declaración realizada por el papá de los chiquitos: “Mis hijos contaron que eran abusados sexualmente por el chofer de la combi (del transporte escolar) y por su madre, a quien también denunciamos y realmente nos sorprende que no haya sido detenida. El transporte escolar con el cual habíamos hecho un contrato comenzó a llevar a mis tres hijos a partir del 9 de abril, desde Itaembé Miní hasta el colegio en la Zona Oeste -ida y vuelta-. El domingo pasado mi esposa fue a bañar a los chicos, ya que íbamos a ir a la iglesia. Yo miraba televisión y escuché que el varoncito lloraba, entonces mi señora me llamó y me pidió que hablara con él, me manifestó que le dolía la cola, lo revisé y tenía roja toda la parte del ano. “Ante las preguntas sobre qué le pasó, se puso muy nervioso, e incluso se miraba con mi hija y ninguno de los dos decía nada, era un comportamiento muy extraño. Entonces el varón me contó que en el transporte escolar había una persona que le tocaba la cola”.