AJUPAPPROM analiza desprenderse

panorama financiero lamentable

23/09/2007 00:00

<p align="justify">POSADAS. Cabezas gachas, miradas afligidas y un ambiente apesadumbrado componen la postal que se vive en la sede central de la Asociación de Jubilados, Pensionados y Retirados de la Administración Pública Provincial de Misiones (AJUPAPPROM) desde hace poco más de un mes, más precisamente desde que asumió la nueva comisión directiva. </p><p align="justify">La comisión desnudó el crítico estado patrimonial y financiero de la institución, que tiene deudas superiores al millón de pesos y hoy se debate entre desprenderse de algunos de sus más preciados bienes o dejar que las deudas impagas sigan su lógico camino, y sea la Justicia la que determine el remate de todo lo adquirido en 37 años de fructífera vigencia. </p><p align="justify">La situación no plantea grises, por eso propondrán en asamblea la eventual venta del apacible predio de 23 hectáreas ubicado en Candelaria, más conocido como La Posada del Tiempo, como alternativa a tener que despedir a los más de veinte empleados que permanecen en ascuas por no saber de qué manera saldrá del pozo la flamante comisión. </p><p align="justify">Balance contundente“Nos encontramos con que la institución no tiene un peso partido por la mitad, pero eso no sería tan grave si no fuera por las deudas que superan el millón de pesos” refiere el flamante presidente, Carlos Alberto Delgado. Con aplomo, el dirigente de los jubilados y pensionados estatales respalda los dichos con el balance que acaban de terminar hace pocas horas: según el documento, la entidad adeuda 467 mil pesos a las filiales del interior, 453 mil pesos por subsidios por fallecimiento no abonados, 26 mil pesos por aportes del personal que no se hicieron, casi 20 mil pesos por la falta de pago del aumento a los trabajadores decretado por la Nación el año pasado, 13.600 pesos por los aguinaldos adeudados y 22.300 pesos por aportes no realizados a la AFIP-DGI. </p><p align="justify">Hasta lo intocableLa Asociación tiene cuatro mil seiscientos socios en toda la provincia. Se financia con el aporte societario y con lo que se recauda para integrar un fondo destinado a subsidios por fallecimiento. Esta última recaudación, según el Estatuto de la entidad, debe ser usada única y exclusivamente con este fin. </p><p align="justify">Sin embargo, las anteriores comisiones también habrían echado mano de este dinero, según surge del arqueo realizado. En el balance que dejó la última comisión, figura en papeles “un superávit por un millón seiscientos mil pesos en esta caja, pero la plata no está”.  “Eso, en criollo se llama robo”, agrega el presidente. Los demás miembros aclaran que “esos fondos no debieron usarse jamás para otra cosa que no fueran los subsidios”, por lo cual, una vez terminada la evaluación total de los daños patrimoniales, “nos vamos a tomar el tiempo para hacer el análisis con mucha seriedad sobre los pasos a seguir con este tema tan grave”.</p><p align="justify">Entre otras irregularidades que denuncian, la comisión hace referencias a un cobro de viáticos cercano a los 2.400 pesos mensuales, otra medida prohibida por estatuto que indica el carácter ad honorem de la tarea de los dirigentes. Todos estos detalles terminan por complicar el cuadro de deudas históricas y nuevas, es decir, adquiridas en el período 2006 a agosto de 2007. </p><p align="justify">Asamblea La comisión elevará a la asamblea extraordinaria la propuesta de vender La Posada del Tiempo y el colectivo utilizado para los viajes, como manera de salvar las deudas, pagar a los empleados y sostener sus fuentes de trabajo, mantener las demás filiales en actividad en todo el interior y evitar así los 160 mil pesos anuales que demanda el mantenimiento del hermoso predio en Candelaria, dinero que actualmente no tienen y que conllevaría un lamentable deterioro del lugar.</p><p align="justify">“La propuesta será elevada a la asamblea y en definitiva los socios decidirán, pero por más doloroso que sea, optamos por sincerar la situación para ver cómo salvamos a la institución. Ahora es bien claro lo que pasa: tenemos que tomar medidas para refundar AJUPAPPROM, no hay otra salida”, señalaron. “Si vendemos, salvamos la institución y compramos un salón grande con capacidad para mil personas para hacer nuestras fiestas sociales”, agregaron. </p><p align="justify">En la asamblea, cuya fecha se fijará en breve, los socios activos tendrán voz y voto, tal como lo establece el estatuto. La invitación de la comisión es casi un pedido desesperado: “Tienen que venir todos, tienen que participar para enterarse, porque ya no se puede aguantar ocultando la realidad”. </p><p align="justify">Si la alegría fuera plata…</p><p align="justify">El club recreativo de AJUPAPPROM, denominado La Posada del Tiempo, es un predio de 23 hectáreas ubicado sobre la ruta nacional 12, pocos kilómetros antes de llegar al casco céntrico de Candelaria. </p><p align="justify">Tiene un amplio parque arbolado, un salón de fiestas con capacidad para quinientas personas, casas albergues, cinco quinchos, una gran pileta de natación, sanitarios, dos perforaciones y todos los servicios. </p><p align="justify">AJUPAPPROM es una asociación sin fines de lucro creada hace 37 años para contener a los jubilados y pensionados de la administración pública provincial. En sus mejores épocas llegó a tener diez mil socios, pero los avatares económicos del país y las administraciones sospechadas, fueron disminuyendo el apoyo de los afiliados.</p><p align="justify">Si las ganas fueran suficientes para salvar a la institución, no tendrían problemas financieros: las personas de la tercera edad encuentran en cada sede un lugar especial en el cual desarrollarse intelectualmente y contenerse mutuamente a través de los talleres de canto, baile, gimnasia y yoga. Los abuelos cuentan con el salón de fiestas para el casamiento de hijos, nietos, cumpleaños de quince. </p><p align="justify">Y son bien conocidas la fama y calidad del coro y de los ballets folklóricos de la institución, sus divertidas fiestas con elección de la reina de los jubilados que después compite por el cetro nacional, y los viajes recreacionales que permiten a los socios el disfrute y la alegría que la sociedad suele mezquinar a los adultos mayores. </p>