“Mis hijos contaron que eran abusados por el chofer de la combi y por su madre”

Desgarrador testimonio de los padres

23/09/2007 00:00

POSADAS. “Hoy me pasó a mí, mañana le puede pasar a otro. Por favor si algún padre sabe de otro caso o tiene sospechas le pido que haga la denuncia, yo lo voy a apoyar porque lo comprendo”. La frase pertenece al papá de los hermanitos que fueron abusados sexualmente, hecho por el cual se encuentra detenido, bajo sospecha de ser el autor, un joven de 27 años, chofer de un transporte escolar que trasladaba a los menores diariamente hasta el colegio religioso donde asisten. Los padres de las indefensas víctimas, un varón de cuatro años y una nena de cinco (de quienes se reservan sus datos debido a que son menores), decidieron romper el silencio y accedieron a dialogar con PRIMERA EDICION. La pareja se presentó acompañada por un grupo de vecinos y con una lista (firmada) de aquellos que por distintos motivos no pudieron estar con ellos. “Es que queriamos dar fe de que no son malas personas y que los apoyamos”, expresó una de las mujeres que reside a metros de la casa del matrimonio que, por estas horas, sufre en carne propia una de las peores pesadillas por la que puede atravesar un padre. En primer término el hombre reveló que “mis hijos contaron que eran abusados sexualmente por el chofer de la combi (del transporte escolar) y por su madre, a quien también denunciamos y realmente nos sorprende que no haya sido detenida. El transporte escolar con el cual habíamos hecho un contrato comenzó a llevar a mis tres hijos a partir del 9 de abril, desde Itaembé Miní hasta el colegio en la zona Oeste -ida y vuelta-. El domingo pasado mi esposa fue a bañar a los chicos, ya que ibamos a ir a la Iglesia. Yo miraba televisión y escuché que el varoncito lloraba, entonces mi señora me llamó y me pidió que hablara con él, me manifestó que le dolía la cola, lo revisé y tenia roja toda la parte del ano. Ante las preguntas sobre que le pasó, se puso muy nervioso, e incluso se miraba con mi hija y ninguno de los dos decía nada, era un comportamiento muy extraño. Entonces el varón me contó que en el transporte escolar había una persona que le tocaba la cola. De inmediato, trasladamos a los chicos hasta la salita del barrio, donde nos recomendaron que vayamos al hospital Madariaga, para que los vea un especialista. Nos dieron un turno para la madrugada del lunes, donde una ginecóloga constató que hubo abuso sexual en la nena (un médico de la policía luego estableció lesiones anales en el niño). A las 6 de la mañana de ese mismo día fuimos a la Comisaría de la Mujer, donde radicamos la denuncia por el abuso sexual. Estuvimos en esa dependencia hasta las 18, prácticamente doce horas”. Seguidamente, el hombre hace una pausa, no es nada fácil describir la primera reacción ante semejante situación. “No terminaba de creer, me costaba entender ¿cómo podía ser posible que a mis hijos les haya sucedido algo así?”. “Los retiró de casa, pero estaban ausentes en el colegio”“Los del transporte escolar nos dijeron que hacía quince años que trabajan con la misma escuela para que nos ganemos su confianza. La empresa es manejada por una mujer y sus dos hijos. El martes, al día siguiente de hacer la denuncia, le expliqué lo que pasaba a la directora del colegio y le pedí datos relacionados al transporte escolar y me dijo que quería una orden del juzgado. Le comenté lo sucedido y al hablar con las maestras de preescolar de mis hijos más chiquitos me enteré que el viernes tenían ausente, es decir que el transporte los retiró ese día de mi casa, sin embargo ellos tienen registrado ausente en la escuela. ¿Dónde los llevaron?”, se pregunta el padre de los chicos sin ocultar, por más que hayan pasado varios días, una expresión de terror en su rostro. Luego añadió que “mi hijo de diez años entra al colegio una hora antes que sus hermanitos, y en su cuaderno figura que estuvo presente ese día y él mismo puede asegurar que los pequeños ‘siguieron viaje’ con el individuo que ahora está detenido. Yo soy creyente, siempre le pido a Jesús que cuide a mis hijos. Dentro de esto horrendo que les pasó, tengo que agradecer que por lo menos están vivos”.ESTREMECEDOR RELATO“Quiso defender a su hermanita” Un dato no menor que los padres de las víctimas solicitaron a los investigadores que tengan muy en cuenta es que “los chicos describen la casa del chofer no sólo por fuera, sino también por dentro. Cuentan detalles del lugar donde se guardan los transportes escolares, que es un predio cerrado, y de lo que es una vivienda particular. Para que recuerden esas cosas tuvieron que estar allí, una criatura no registra detalles por ingresar una sola vez a un lugar, pero si va constantemente le queda grabado en la memoria. Todo eso está incluso en la declaración de nuestros hijos en sede policial”. Conforme a los dichos de los pequeños, agregan, “el hombre que ahora está detenido abusaba de nuestra nena y la madre del nene. El varoncito le describió a la policía un orgasmo sexual femenino, ¿cómo puede ser esto?. Además nos relató que en cierta ocasión le dijo al chofer de la combi ‘dejale a mi hermanita’, y el individuo le contestó ‘yo voy a hacer todo lo que yo quiero’, y esta declaración está firmada por el varoncito, que ya sabe escribir”. Pedido de JusticiaAmbos padres están destrozados por lo ocurrido, sin embargo aseguran que por sus hijos “seguiremos luchando como siempre y que ahora, más que nunca, no bajaremos los brazos hasta que se haga Justicia”, reclamo que también hizo el grupo de vecinos que los acompañó. Luego se pusieron a disposición de quien corresponda para hacer un “test psicológico, una declaración o lo que sea necesario para que se haga Justicia”. Posteriormente, revelaron que están aguardando el consejo de un profesional para determinar si los chicos vuelven a la escuela.Secuelas físicas y psíquicasSon varios los vecinos que aseguraron a este medio que el transporte escolar conducido por el sospechoso retiró el viernes a las 6 a los chicos de su domicilio, en la zona de Itaembé Miní, lo que es una contradicción con respecto a lo que habría declarado el chofer, de que ese día no los retiró. “Es mentira que somos malas personas o que la policía hizo un informe socioambiental de nuestra casa, ya que ninguna autoridad o asistente social o alguien habilitado oficialmente se presentó a hablar con nosotros o los vecinos. Incluso tenemos muchos vecinos policías, que podrían haber intervenido si es que nosotros alguna vez hubiéramos mal
tratado a nuestros hijos”, expresaron los padres de los hermanitos. Entre otras cosas añadieron que “los chiquitos tenían problemas de diarrea constante y creemos que es por la situación. Pese a que los llevamos al médico y les dio remedios ellos recién ahora están bien e incluso ahora tienen más apetito. Mi hija dijo que quiere volver a la escuela, porque extraña a su maestra, aunque dijo que no quiere ir con el chofer del transporte escolar.