En una semana dos mbya se suicidaron en IguazÁ?º

Eran de la aldea Mbororé

23/09/2007 00:00

PUERTO IGUAZU. La comunidad mbya, perteneciente a la aldea Fortín Mbororé, aún no sale del dolor y el asombro ante la drástica determinación que tomaron dos de sus integrantes, uno de quince años y otro de 17, de quitarse la vida. Los dos hechos ocurrieron esta semana, justo cuando los aborígenes se encuentran celebrando la llegada de la primavera, del reverdecimiento de la selva y de la continuidad del ciclo biológico.Voceros policiales informaron que el caso más reciente tuvo como infortunado protagonista a un adolescente de quince años, quien fue hallado en horas de la madrugada, pendiendo de una soga, atada de un tirante en el medio de la vivienda que habitaba.Sus familiares comunicaron a la policía lo sucedido alrededor de la 1.30. El chico vivía con una familia que lo había cobijado desde niño ya que sus padres biológicos residen en una aldea de Brasil, agregaron los informantes. El viernes se encontraba en buen estado y había participado en las actividades realizadas para celebrar el año nuevo mbya al que han denominado “Ará Pyau”. El médico que examinó el cadáver determinó que había fallecido por asfixia por ahorcamiento y entregó el cuerpo para su inhumación, conforme a los rituales de la cultura guaraní. El lunes un joven de 17 años había tomado similar determinación, utilizando el mismo método. El muchacho, identificado como Víctor Moreira residía con una adolescente de quince años. Fue hallado colgado en la parte exterior de su choza, ahorcado con un pedazo de sábana. Hasta el momento, nadie se explica porqué tomó la determinación de suicidarse.Según el portal lavozcataratas. com, el cacique de la comunidad, Silvino Moreira, se mostró compungido por lo ocurrido.“No es de nuestra cultura” Con respecto a la noticia que conmovió la aldea Fortín Mbororé, ubicada en inmediaciones del predio de las Mil Hectáreas, Moreira explicó que “no sabemos nada, no entendemos qué pasa. Esto es un golpe muy fuerte para nuestra comunidad. El joven (el de 17) estudiaba y su desenvolvimiento era igual al del otro joven de su edad”.“Pensamos que esto es un aviso del padre Dios, y que debemos trabajar un poco más con nuestra gente, porque se pierde la cultura. estos males no tienen que ver con nuestra forma de vida” dijo al medio digital.Voceros policiales consultados también se mostraron sorprendidos al enterarse de los dos suicidios. “He sabido de numerosos casos de suicidio, durante mi carrera, pero no conozco antecedentes de personas pertenecientes al pueblo guaraní que decidan quitarse la vida”, expresó un investigador.“Nosotros hemos iniciado las actuaciones con personal de Criminalística y se labraron las actuaciones correspondientes”, acotó.