MatÁ?­as Ortiz seguirÁ?¡ detenido en una clÁ?­nica

crimen de Marilín Bárbaro

20/09/2007 00:00

OBERA. Matías Ortiz, uno de los cinco procesados por el brutal crimen de la discapacitada Marilín Bárbaro, continuará alojado en una clínica psiquiátrica y con prisión preventiva, debido a que el juez de instrucción penal Horacio Gallardo se habría declarado incompetente por un nuevo pedido de libertad (recurso de hábeas corpus), que fue presentado recientemente por su defensa, según voceros judiciales. El planteo ahora debería ser analizado por el Tribunal Penal 1 de Posadas, añadieron las fuentes. Asimismo, trascendió que esta nueva resolución sería clave en el marco de la resonante causa, ya que podría despejar el camino hacia el juicio oral y público, lo que es reclamado con insistencia por los familiares de la mujer asesinada hace ya más de tres años, más precisamente el 16 de abril de 2004. Integrante de una familia tradicional, Bárbaro fue ultimada a golpes en su casa y su cuerpo fue encontrado dos días después, semienterrado en un sótano. La mujer vivía sola y los asesinos no ejercieron violencia para entrar al lugar, lo que hace sospechar que eran conocidos de la víctima. Por el hecho están procesados y con prisión preventiva Ortiz (en el citado centro asistencial  y especie de cárcel VIP), Rubén Schnimg (confeso partícipe), Daniel “Chaparro” Núñez, Gabriel Piotroski y Pedro Dos Santos. Como se recordará, recientemente la jueza de Instrucción Penal 1 de Oberá, Alba Kunzmann de Gauchat, dispuso prorrogar por un año más la prisión de todos los imputados, ante el vencimiento de los plazos procesales previstos en el pacto de San José de Costa Rica. Ante esta situación la defensa de Matías Ortiz, quien es hijo de la diputada Marlene Carvallo (FR), presentó una apelación, cuya resolución aún no fue dada a conocer, consignaron las fuentes. Cabe agregar que ayer fue citado por la jueza  Kunzmann de Gauchat, el periodista de PRIMERA EDICION, Alejandro Zabala, para declarar sobre los términos de la entrevista exclusiva que se le hizo a Rubén Schnimg acerca del pedido que le habría hecho el padre de Gabriel Piotroski para que desvinculara a su hijo de la causa.