“Los personajes nacen para decir algo a travÁ?©s de ellos”

entrevista antonio gasalla

20/09/2007 00:00

POSADAS (Por Marcelo Melo). Muchos no pueden creerlo. Antonio Gasalla actuará en Misiones por primera vez. Y no lo hará en una sola ocasión, sino que el genial humorista argentino viene a instalarse en la ciudad capital por espacio de tres días y las presentaciones abarcarán las noches del viernes, sábado y domingo, las dos primeras desde las 21.30 y la última desde las 21. Hay tanta efervescencia en cuanto a su llegada, que se presagia que con tres no alcanzará. Saltará del living de Susana Giménez, donde encarna a la entrañable Mamá Cora (que alcanzara notoriedad en la película Esperando la carroza), directamente al avión que lo depositará en la tierra colorada, para concentrarse en las actuaciones que brindará en el auditórium del Montoya. Quienes opten por verlo se encontrarán con un hombre que ya es leyenda. Un legendario actor del teatro argentino, de la televisión, hasta del cine, aunque su participación en el séptimo arte es menor a las anteriores artes citadas.PRIMERA EDICION lo encontró en la paz de su departamento, donde atendió amablemente la requisitoria y no tuvo problemas en hablar de las actividades que le roban saludablemente su tiempo.“El espectáculo es una obra con personajes de otras épocas, pero con historias nuevas. Hago un monólogo al comienzo, hablando con el público, pasamos por distintos temas que parten de la actualidad, algo de política, de la televisión, de un montón de temas, de la realidad económica, de sexo, etc. Esto es un poco el origen mío en el teatro, hablar de actualidad, después pasé a la tele haciendo algo parecido. De alguna manera en el teatro uno tiene la posibilidad de profundizar más algunos temas, o hablar de algunos con más libertad que otros que en televisión no da. Pero dejá que quede la sorpresa, que la comunicación con la gente de Misiones sea fluida. La verdad que no me acuerdo si fui a Misiones, si fui o no fui, es muy difícil recordar los teatros. Debo haber ido, aunque sea turísticamente fui, a las Cataratas”.Personajes y giras “Entre los personajes pasamos por una psicóloga, por una enfermera de una sala de guardia de un hospital y después hago el personaje de la vieja, de Mamá Cora (descolla actualmente en el programa de Susana Giménez). Los personajes nacen para poder decir algo a través de ellos, de alguna manera. Ya sea de la vejez, la injusticia, la burocracia, con cada personaje voy buscando la posibilidad de contar algo a través de ellos. Hago teatro desde hace 46 años y salgo en gira desde ese tiempo. Así que andar por el interior lo hago desde hace mucho tiempo. Lo que pasa es que a veces hacés cosas en Buenos Aires, que te tienen atrapado a la ciudad nada más. Yo hice teatro muchos años en Buenos Aires que te deja poco tiempo para dejar la ciudad, lo mismo pasa con la televisión. Desde hace seis a siete años ando recorriendo el país, pero como es muy grande no lo terminás nunca de recorrer”.En tu carrera le brindaste varias oportunidades a gente del teatro independiente…Me gusta la gente que me gusta, no sé si del under o del teatro independiente, me gusta la gente que me gusta. Lo que pasó es que formé un grupo con gente nueva, ya que yo era nuevo para la tele. Busqué gente joven, nueva, y de ahí salieron Juana Molina, Parrilla, Veronelli, Juan Acosta, todos empezaron conmigo, parte de Las gambas al Ajillo, como Verónica Llinás. No es solamente que he trabajado con gente nueva, sino también con actores y actrices con mucha historia y que casi no trabajaban (¿hablará de Norma Pons?). Siempre he buscado qué personaje o qué actor puede brindarme algo que yo necesito, que me puede servir para lo que hago.¿Cómo analizás la actualidad de la TV?Hago mucho zapping, trato de no juzgarla. Me parece que la televisión siempre está para el cachetazo o para hablar mal de ella. Me parece que hay cosas buenas, que hay cosas que podrían ser mejor, pero para los medios que tenemos, para el tiempo que hay para elaborar los productos, me parece que convive una televisión más presentable, con otra que no lo es. Pero no me parece mal la televisión que hay.Para que yo esté en ella tenés que hablar con la gente de la televisión (sic). La tele no tiene lugar para mí hoy en día. Antes tenía más espacio. Cada canal tenía varias ficciones a la noche, varias novelas, un programa de humor o dos. Ahora vino el mundo de la moda de los formatos y veremos Bailando, Cantando y todo eso durante muchos años. Yo no tengo ganas de bailar y cantar en esos programas. Soy un artista, no dependo del formato o el medio, y como me formé para el teatro comienzo una gira en Buenos Aires y termino yendo a Paraguay, Chile, Uruguay, Miami, Madrid, cosas de las que la gente no se entera. El teatro al periodismo no le importa y la gente no se entera lo que hacés, sino que al periodismo le importan los escándalos que podés producir y lo notable que puede ser tu vida privada. Entonces no se difunde lo que hacemos. El periodismo sólo quiere quilombos.¿Cómo ves al país?Por lo poco que he recorrido, al país lo veo mejor, más plata en todos lados, no sé si es por las cosechas, por la soja, por la buena voluntad de la gente de colaborar pagando los impuestos, parece que se está recaudando más que antes, que en las reservas hay bastante dinero. Pero como siempre, en la política siempre todo parece, uno no se llega a enterar realmente de muchas cosas, de lo que sucede realmente. Siempre hay diferencias entre la gente, imaginate entre los personajes que acceden al poder y a un poder muy grande. No reaccionan de la misma forma frente al poder, algunos roban, roban desesperadamente y hay otros que intentan hacer algo por la gente. Otra gente  se pone muy nerviosa, otra gente que no le importa absolutamente nada. Porque hablar en general en un país tan largo, con feudos tan grandes en algunas de las provincias, que ya casi son como imperios, es muy difícil pensar en un país como una totalidad.Referentes“Desde muy chico me divertía mucho El Gordo y el Flaco. Yo tengo muchos años, cuando era chico era la época en que te llevaban al cine los domingos a la mañana y veías  desde películas viejas de Flash Gordon, pasando por dibujos animados, por El Zorro, muchas de El Gordo y el Flaco, de Chaplin, que ya eran viejos para mi generación, pero eran los referentes de la última risa de las últimas generaciones. Después de Argentina, es imposible no aludir a Niní Marshall, Los Cinco Grandes del Buen Humor, o el humor que venía en el cine argentino. En esa época, la relación más directa que uno tenía con los artistas era con el cine y la radio. Toda una generación que hizo humor con recursos muy interesantes, que hacía teatro, cine y rad
io. Siempre hubo un gran movimiento en el humor en argentino”.Sólo clásicos“Sólo clásicos es el espectáculo del creador de personajes como Soledad Dolores Solari y Flora, que el cómico ya llevó por el interior del país y que ahora trajo a una sala porteña. El show arranca con un monólogo de Gasalla en el que el tema casi excluyente es el sexo; hace un exhaustivo repaso de todos los estímulos sexuales con los que convivimos a diario -desde el Obelisco hasta el palo de escoba-.“La recreación de sus personajes (populares a través de la pantalla de televisión) resulta una fórmula infalible. “El actor se transforma a la vista del público en sus criaturas, cada una de las cuales se vuelve protagonista exclusiva de los distintos segmentos que conforman el espectáculo del Maipo” extraído del diario Clarín.Antonio Gasalla propondrá  un espectáculo que va a buscar le gente que nunca lo vio, como muchos misioneros, sus  filosos monólogos y sus maravillosos personajes.