Piden justicia por menor asesinado en Á?â??u PorÁ?¡

murio el domingo en una pelea callejera

18/09/2007 00:00

GARUPA. En un marco de mucho dolor y desconsuelo los familiares y vecinos del menor Walter Leguizamón (16), (y no Luís Antonio Vega como informó de manera errónea un comisario de apellido Amarilla, de turno el domingo en la Unidad Regional 10), asesinado en una pelea callejera el domingo, se reunieron ayer a la mañana para pedir justicia, a sabiendas de que los menores demorados entre el día del hecho y ayer son de entre 15 y 17 años y podrían salir en libertad. Desde el juzgado que instruye la causa se informó que hay cinco involucrados en distintos grados de participación en el hecho, aunque uno de los chicos de 17 años, sería el sindicado por testigos como el autor material de la patada en el cuello que mató a la víctima que estaba caída en la calle. El terrible suceso ocurrido el domingo poco después de las 6, ocurrió en el barrio Ñu Porá, donde por estos días cuando llega la noche el mismo se convierte en tierra de nadie, según manifestaron los vecinos que se reunieron a pedir justicia frente al domicilio del chico fallecido. El fallecido junto a unas amigas y otros chicos habían salido poco antes de la bailanta ubicada sobre la ruta 12 a la altura de Fátima, de donde también habrían salido otros adolescentes con quienes tuvieron un cruce verbal que derivó en una pelea entre algunos integrantes de los dos grupos. En la esquina de Los Helechos y Mburucuyá Walter Leguizamón se peleó a trompadas con otro chico, un año mayor que él, quien le propinó dos tremendos puñetazos en el rostro haciendo que el primero cayera al suelo, cuando Walter intentó reincorporarse su rival le lanzó una patada voladora a la altura del cuello, lo que habría provocado la muerte del caído que ya no se movió. “Parece que lo maté”, habría dicho el atacante, lo que provocó que ambos grupos excepto las chicas amigas de la víctima, se dispersaran. Según los investigadores la situación procesal de los cinco involucrados dependerá en gran parte de los resultados de la autopsia que podría encuadrar el homicidio de distintos modos. “De comprobarse que la muerte devino por la patada en el cuello, la situación del principal sospechado se complicaría, ya que sería un medio idóneo para causar la muerte”, según una fuente judicial consultada.