MuriÁ?³ beba internada con fracturas y hemorragias

"tenía el hígado partido en dos"

18/09/2007 00:00

CANDELARIA Y  POSADAS.  La penosa historia de la beba de siete meses, oriunda de Candelaria y que el sábado fue internada en el hospital de Pediatría con fracturas y una hemorragia interna, tuvo el peor final ya que la criatura falleció horas después, a raíz de una sepcia generalizada. Totalmente compungidos, los doctores y enfermeras que la asistieron lamentaron la muerte y relataron que la pequeña “tenía el hígado partido en dos”.A pesar de las versiónes dadas por la madre y el padre de la niña llamada Morena, ambos fueron detenidos por orden del juez de Instrucción 1, Horacio Gallardo, quien subrroga en el turno del juzgado 3, donde luego del desenlace se investiga de manera preventiva un “presunto caso de homicidio”, debido a maltratos, según una fuente judicial.Evidencias aberrantes El caso que ocurrió el sábado a las cuatro de la madrugada, pero trascendió el domingo, se conoció cuando la madre de Morena, una mujer de 28 años, quien se encuentra en pareja con un adolescente de 16 años, padre de la beba, llevó a la niña desvanecida al hospital de Candelaria, diciendo que le habría hecho mal la leche que le dio de mamar poco antes. Pero los profesionales de guardia en el citado nosocomio de la vieja capital, comprobaron que en realidad los dichos de la madre no eran compatibles con el cuadro gravísimo que presentaba la beba, quién además tenía hematomas circulares en el cuello abdomen, parte interna de las piernitas y zona genital, por lo que recomendaron derivarla al hospital provincial de niños.A medida que avanzaban los estudios médicos una aberrante historia salía a la luz. Las placas radiográficas evidenciaron una vieja fractura de un brazo, a lo que la mamá refirió que se lo habría roto de manera accidental al sentarse sobre la nena el pasado 13 de agosto. También se descubrió que tenía una fractura más reciente de cráneo y la madre volvió argumentar otro accidente cuando la beba se cayó de un sillón, aunque no creyó que se hubiera roto la cabeza, según los investigadores. Tal vez lo más triste para los médicos fue descubrir que la pequeñita “sangraba por dentro”, porque según el resultado de una ecografía, tenía su pequeño hígado desgarrado en dos partes.Supuestos abusosOtro detalle que los médicos denunciantes no pasaron por alto fue la existencia de hematomas circulares, compatibles con mordidas según expertos forenses, que el cuerpo de la nena presentaba en el cuello, abdomen, parte interna de las piernas y hasta en la zona genital, inclusive un examen más detallado informe sobre posible abuso sexual. A esto la madre habría dicho que se trataba de los “besos efusivos sin mala intensión”, que le daba el padre, un chico de solo 16 años. Ayer a la mañana ambos fueron detenidos. También trascendió de fuentes hospitalarias que cuando la beba fue atendida por la fractura del brazo, el mes pasado, se hizo una denuncia policial. Un dato de vecinos de la madre investigada habla de la muerte de otro bebé hijo de la misma, “de un día para el otro”.