Bergoglio volviÁ?³ a pegar duramente al Gobierno

CRUCE ENTRE LA IGLESIA Y EL EJECUTIVO

16/09/2007 00:00

BUENOS AIRES (NA). El arzobispo de Buenos Aires, cardenal Jorge Bergoglio, reiteró ayer sus críticas a la forma de diálogo que implementa el Gobierno nacional y aseguró que se debe debatir y “pelear de frente, como personas bien nacidas”.Al abrir un nuevo capítulo de cruces entre el Gobierno y la Iglesia, el purpurado aseguró que “la crispación no contribuye a la cultura del encuentro”.Si bien no lanzó cuestionamientos directos, Bergoglio afirmó que “es necesario juntarnos y pelearnos de frente como personas bien nacidas”.El titular de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) agregó, en este sentido, que el diálogo debe ser abierto y de frente, “aunque se nos vaya la lengua y tengamos que pedir perdón”.Al encabezar el cierre de la Décima Jornada Arquidieocesana de Pastoral Social, el prelado advirtió que se debe tener cuidado con la “patología” del desencuentro, un mal que se basa en tres principios fundamentales: “la desinformación, la difamación y la calumnia”.Bergoglio se lamentó porque en algunos casos “la apertura al otro está clausurada por posturas previas”, y consideró que “el prejuicio crea un muro que se va consolidando y no en un puente, y por eso no hay encuentro con el hombre, con la institución a la que prejuzgamos”.Remarcó que “la mansedumbre como virtud cívica va contra esa tentación, que sabemos tener, de crispación, que atenta, como actitud humana, contra la cultura del encuentro”. Y, en materia de comunicación institucional, añadió que es “más fácil restar que sumar”.Del encuentro, que se desarrolló en el Colegio San Cayetano, ubicado en el barrio porteño de Liniers, participaron el actual y el electo jefe de Gobierno de la Ciudad, Jorge Telerman y Mauricio Macri, además de legisladores y dirigentes de la capital.Durante la homilía, Bergoglio agradeció a los dirigentes, al considerar que su presencia representa un “superlativo ejemplo de civismo, que favorece al bien de nuestro pueblo”.Además, el primado bendijo un bastón de mando confeccionado por el orfebre, Adrián Palliarols, un elemento que la Iglesia espera entregar a quien se quede con el Ejecutivo nacional en octubre próximo.