Asaltantes del tour de compras

El líder iba vestido de traje

16/09/2007 00:00

POSADAS. El trío que el miércoles asaltó en la localidad bonaerense de Zárate a un tour de compras que se dirigía desde la capital misionera a la Feria Punta Mogotes, más conocida como La Salada (donde se alzaron con un botín de más de cien mil pesos), subió al micro cerca del Paseo La Terminal en Posadas, junto al resto del pasaje, según aseguraron algunos de los comerciantes que resultaron damnificados en el viaje.Tal como publicó este diario, el miércoles último alrededor de las 11 y como sucede desde hace varios años, más de 60 personas -incluso algunas sin asiento- subieron para viajar a bordo de un Mercedes Benz 400 (dominio FQC-876 de color amarillo), al mando de Blas José González, oriundo de Buenos Aires, y tenían como destino el Partido de Lomas de Zamora. Pasadas las 23, cuando la mayoría se encontraba descansando y el ómnibus circulaba por la rotonda de Zárate -intersección de rutas 6 y 193-, los viajeros se despertaron al escuchar gritos y disparos que provenían del primer piso del coche de la empresa Itatí SRL, que posee domicilio legal en la localidad correntina de San Cosme.Una pasajera, que solicitó reserva de identidad por temor a represalias, relató a PRIMERA EDICION que había utilizado el sanitario y al salir vio un arma de fuego tirada y a un hombre con el rostro ensangrentado. Los delincuentes “amontonaron” a la gente en el piso superior y les quitaron el dinero y los teléfonos celulares. Como una mujer se resistió a la entrega un ladrón efectuó un disparo que le rozó el antebrazo. Cuando terminó la odisea fue atendida en el hospital Mercante de José C. Paz.La testigo añadió que lo llamativo del hecho es que a pesar del descontrol que se vivía dentro del transporte y que a pesar de haber al menos cinco detonaciones, el chofer no detuvo la marcha. Además, la única parada que hicieron fue en una estación de servicios de Gobernador Virasoro (Corrientes), cuando en los viajes anteriores había otras paradas. Una de las pausas obligatorias era la de Colón (Entre Ríos), donde era de rutina que compraran algo para la cena.Delincuente de trajePersonas oriundas de Misiones y de Paraguay que integraban el pasaje describieron al cabecilla de los asaltantes como un individuo robusto, calvo y vestido con un traje y remera negra, en llamativo contraste con la vestimenta de los demás usuarios del micro, quienes llevaban puesta ropa cómoda e informal, debido al trayecto que debían hacer y por la actividad que iban a realizar. El delincuente estaba “sacado” y en todo el viaje se lo observó muy inquieto, incluso si el coordinador Carlos Gastón Miltos bajaba, él también lo hacía; si hablaba con alguien él estaba atento a las conversaciones. Incluso alguien dijo que sus características coincidían con las de un vendedor de chipas que trabaja a la altura del peaje de Santa Ana. “No se hagan los locos, entreguen todo lo que tienen porque de lo contrario los bajo, los desnudo y al que le encuentro algo, lo mato porque no tengo nada que perder”, había dicho para sembrar más miedo.Buscaban a un tal “Edu”Tirados en el piso o acurrucados detrás de los asientos, los atemorizados pasajeros relataron que siguieron viaje hasta José C. Paz donde los asaltantes descendieron. Luego y como en la Comisaría de esa localidad no les tomaron la denuncia, el micro regresó unos 200 kilómetros hasta llegar a la Seccional Primera de Zárate, donde sólo declararon el coordinador y los heridos. Después cada uno se fue por su lado. Los que quedaron con algo de dinero viajaron hasta Once; otros fueron a hoteles; otros a domicilios de conocidos. Algunos escucharon que el descontrol comenzó cuando en el piso superior buscaban a un paraguayo alias “Edu” que “era el pez gordo y llevaba mucho dinero”.