Crucero le “pasÁ?³ el trapo” a MandiyÁ?º

se completo la 2º fecha del argentino B

17/09/2007 00:00

CORRIENTES (ESPECIAL). Crucero del Norte demostró que el triunfo sobre Guaraní no fue de casualidad y ayer superó de visitante a Textil Mandiyú por 2 a 1, convirtiéndose en el único puntero de la Zona B del torneo Argentino B de fútbol.Mostrando solidez en todas su líneas, el Colectivero sacó provecho del bajo rendimiento de su rival, que llegaba al duelo con el antecedente de haber derrotado de visitante a Patronato en Paraná.Crucero no desaprovechó las situaciones que desde el arranque le ofreció el partido. Una jugada de laboratorio bien resuelta por Dardo Romero, con la complicidad del arquero Senzacqua, y un gol en contra de Diego Benítez, sirvieron para marcar la diferencia en un partido que fue abierto y donde se mostró contundente, frente a un rival que intentó jugar, pero que estuvo con el paso cambiado durante toda la tarde.Mandiyú intentó achicar distancia, porque a los 21′ del primer tiempo ya estaba 2-0 abajo, pero se fue al frente sin mucho orden, favoreciendo el trabajo de mitad de cancha hacia atrás del equipo misionero.Crucero dilapidó un par de chances para ponerse 3-0. Sotelo se perdió gol cuando remató apenas desviado y Bareiro remató alto, cuando se encontró de frente al arco ante la salida en falso de Benítez, que no daba seguridad en el fondo al igual que el arquero local.Moviendo piezasLejos de entregarse, el técnico loca, Ricardo Roldán, puso un equipo más ofensivo con la firme convicción de que podía revertir el resultado.En el arranque Mandiyú llegó rápido al gol y entusiasmó a su público con la posibilidad de modificar el perfil del partido. Aspitía fue a pelear un balón, ganó y se mandó hasta el fondo del carril izquierdo para enviar un centro al primer palo por donde apareció Suraci para convertir el descuento. El aliento que bajaba desde las tribunas se hizo sentir mucho más fuerte cuando en el siguiente avance del "albo" Bensi remató al arco y su disparo se fue muy cerca del poste izquierdo de Doello.Pero este buen pasaje no fue más que un oasis para sus hinchas, porque Mandiyú nunca se sintió cómodo con la pelota en sus pies, centralizó demasiado el juego y cuando el balón era propiedad del rival quedaba mal parado en la media y última línea. Mandiyú seguía sin poder jugar con claridad, yendo al frente con muchas ganas, pero con la vista nublada. Y si bien es cierto que "se la jugó" hasta el final también pudo haber sufrido una derrota más amplia de no ser por el travesaño que le negó el gol a Pedro Brítez y el buen achique de Senzacqua ante la aparición de Bareiro en uno de los numerosos contragolpes de los que dispuso Crucero en el segundo tiempo.El conjunto misionero pisó fuerte en Corrientes se trajo un triunfo importante y quedó en la punta en soledad. El próximo domingo, en el estadio Andrés Guacurarí de Santa Inés, recibirá la visita de Juventud Unida de Gualeguaychú.