Denuncian “persecuciÁ?³n polÁ?­tica” en el CAPS 11

FUE SEPARADA DE SU CARGO tras TRES años

13/09/2007 00:00

POSADAS. Esta semana, a la odontóloga Alba Lucía Barboza le hicieron llegar una notificación escrita a través de la cual se le comunica la “no renovación” del contrato de servicio que desde hace tres años la vinculaba profesionalmente a Salud Pública de la provincia. Barboza, se desempeña en el Centro de Atención Primaria de la Salud (CAPS) 11, ubicado en inmediaciones del predio de la residencia gubernamental, y según manifestó a PRIMERA EDICION, la decisión de separarla de su cargo obedece estrictamente a “razones políticas”. El comunicado que oficializa la medida tomada por el Ministerio de Salud Pública, fue emitido el 11 de septiembre y lleva la firma del sub secretario del organismo, Roberto Chas. En esta breve misiva, no se hace referencia alguna a las razones que motivaron la decisión de separar a la profesional de su cargo, aunque para ella está claro que “se trata de una persecución política porque mi marido es Carlos Albornoz, candidato a intendente por la lista de Pablo Tshirsch, que el año pasado por razones políticas lo alejaron de su cargo en el Hospital Madariaga”. La referencia que hace la odontóloga es para quien fuera director del Madariaga, y que el año pasado fue separado de su cargo por cuestiones que también habrían sido ajenas a asuntos profesionales. Además, a pesar de no figurar en la nota oficial, los motivos reales le fueron expresados a Barboza de manera verbal. AprietesDe acuerdo al relato de la doctora Barboza, “el 30 de junio de 2006 venció el contrato. A partir de ese momento quedé bajo un contrato casi verbal, porque seguí trabajando sin inconvenientes y me siguieron pagando”. Sin embargo, la semana pasada, contó la doctora que “me dieron aviso de que me tengo que ir. Vinieron con la reemplazante tres veces, y  me quisieron obligar a firmar una nota que no firmé”. Indignada con lo sucedido, la odontóloga sostuvo que “uno llega a un estado emocional por los aprietes, que te dan ganas de decir basta y no callarte más”. Actualmente, Barboza tiene a su cargo aproximadamente unos dos mil pacientes, a los que atiende de lunes a viernes en el horario de 7 a 11.