Le robaron las puertas de la casa mientras dormÁ?­a

mientras se drogaban en una construccion

13/09/2007 00:00

POSADAS. Siete jóvenes, cinco porteños y dos posadeños, fueron detenidos ayer al ser descubiertos consumiendo estupefacientes en un sector abandonado de la estación de trenes, lugar en el que también estaban escondidas cinco puertas de madera de cedro con vidrios y baldes de pintura que habrían robado de un domicilio de la zona. El lugar es una vieja construcción donde habitualmente se juntan linyeras y consumidores de estupefacientes como los que ayer fueron arrestados, según el informe policial. Las detenciones derivaron de una investigación que desarrollaban detectives de la Dirección de Investigaciones, luego de una denuncia presentada por un médico de apellido Toledo, domiciliado sobre calles Lanusse Y Madariaga del barrio Villa Bloset.El doctor había descubierto al levantarse en la mañana de ayer que en horas de la madrugada autores desconocidos le habrían robado cinco puertas de 1,80 metros de longitud, hechas en madera de cedro, con vidrios,  que estaban colocadas en el frente de su vivienda. Además el o los ladrones se llevaron baldes de pintura de 20 litros, que estaban en el garaje. Luego de las primeras averiguaciones, los investigadores supieron de la presencia de varios hombres, aparentemente artesanos quienes junto a “amigos” locales, podrían tener relación con el hecho de robo denunciado, por lo que tras una breve recorrida por la zona, los ubicaron en la construcción abandonada de la estación de trenes. Según una fuente cercana a la investigación no habría sido difícil ubicar y detener a los sospechosos, ya que a varios metros se podía percibir el olor característico de la marihuana que estaban consumiendo. Al ser interrogados sobre sus identidades, solo algunos de ellos podía hilar palabras por el estado de obnubilación en que se hallaban, dijo el informante. Finalmente los policías incautaron en la misma construcción las cinco puertas y dos tachos de pintura que eran buscados. Ahora se trata de establecer si entre los detenidos se encuentra él o los autores de la sustracción, suponiendose que serían al menos dos por la cantidad y peso de lo robado.