Joven atacada en Posadas declaró no conocer a su agresor

El acusado, estudiante de medicina en Santo Tomé (Corrientes), será indagado mañana o el jueves. Trascendió que conoce de artes marciales e investigan sus antecedentes.

07/12/2021 07:00

JURISDICCIONAL. En el caso interviene la comisaría Segunda de Posadas.

Declaró ayer ante la Justicia la estudiante de 21 años atacada el pasado domingo a la madrugada en su departamento y afirmó que “no conocía a su agresor” y que “estaba descansando cuando se despertó y el individuo estaba sobre su cuerpo”, indicaron fuentes del caso.

Por el hecho que conmocionó a gran parte de la sociedad misionera, y tal como publicó ayer PRIMERA EDICIÓN, hay un detenido de 26 años, quien residiría en el barrio Laurel de Posadas (domicilio legal) y estudia medicina en Santo Tomé (Corrientes). Al respecto se supo que se habría allanado el domicilio que ocupa cuando el sospechoso viajaba a esa localidad correntina, por orden del juez de Instrucción 7 (quien sigue la investigación de la causa), Miguel Mattos.

En cuanto al testimonio que brindó la víctima ante el citado magistrado, se supo que fue en su lugar de internación, donde aún se recupera de las agresiones que sufrió.

El domingo a las 5.10 los vecinos llamaron a la policía porque escucharon ruidos extraños en el departamento de la joven, sobre la avenida Lavalle casi Centenario de la capital provincial. Los efectivos tuvieron que reanimarla, ya que no respiraba. Las maniobras de RCP que le practicaron le salvaron la vida.

 

Cámaras de seguridad

Según pudo saber este Diario, la joven es oriunda del interior de la provincia (localidad que no se publica para preservar la identidad de la víctima). En esta capital estudia la carrera de Licenciatura en Criminalística y residía sola en el departamento.

Para determinar cómo ingresó allí el atacante, los investigadores buscan datos en las filmaciones de seis cámaras de seguridad en la zona. Se trata de dilucidar cómo entró al edificio primero y luego al departamento de la joven.

Cuando la policía fue convocada por un caso de supuesta violencia de género, primero tocaron a la puerta varias veces sin que nadie los atendiera. Probaron el picaporte y la puerta no estaba cerrada con llave. Ingresaron y se encontraron con un joven solamente con el torso cubierto, encima de la chica. Inmediatamente apartaron al sospechoso y pudieron observar que la joven estaba inmovilizada, indefensa y amordazada con una cinta en la cabeza, la cual le tapaba la boca y las fosas nasales, impidiéndole respirar, además de presentar golpes en la cara.

El rostro denotaba signos de asfixia y tras chequear sus signos vitales éstos ya estaban muy débiles. Procedieron a realizarle maniobras de Reanimación Cardiopulmonar (RCP), hecho que permitió que pudiera recobrar las funciones vitales.

 

Pidió hablar con su madre

Una vez que fue asistida por los efectivos la joven pudo balbucear su identidad y manifestó que había sido abusada. Luego pidió hablar con su madre.

En tanto el sospechoso fue reducido por los policías y alojado en una celda, mientras se instruye una causa que en principio se investiga como “homicidio en grado de tentativa y supuesto abuso sexual”.

El acusado podría declarar en audiencia indagatoria ante el juez Mattos entre mañana y el jueves venidero.

 

Conoce de artes marciales

Voceros del caso indicaron que el acusado conocería de artes marciales, incluso en sus redes sociales hay imágenes donde se lo observa con los uniformes habituales de ese deporte.

Como es habitual en estos casos se cotejaban muestras de ADN del sospechoso con otras colectadas en hechos similares para descartar o no su posible participación en ellos, agregó una fuente.