Llegó en libertad al juicio, salió condenado a nueve años de prisión

El imputado, Edgardo López (31), fue hallado culpable por el homicidio del changarín Carlos Silveira Márquez (32), perpetrado el 3 de abril de 2016 en Puerto Iguazú.

27/10/2021 18:03

PIDIÓ PERDÓN A LA FAMILIA. El acusado Edgardo López al momento de emitir ayer sus últimas palabras al Tribunal.

 

El Tribunal Penal 1 de Eldorado condenó a nueve años de prisión a Edgardo Eugenio López (31), tras hallarlo penalmente responsable por el homicidio del changarín Carlos Silveira Márquez (32), perpetrado en abril de 2016 en el barrio Los Cedros de Puerto Iguazú.

El imputado, quien llegó en libertad al debate, se fue esposado para cumplir con la sentencia condenatoria, que estuvo en sintonía con la que solicitó en su alegato el fiscal del mencionado Tribunal, Federico Rodríguez.

Al momento de hacer uso de sus últimas palabras, el acusado se mostró arrepentido, pidió disculpas a la familia de la víctima y deseó “poder volver el tiempo atrás para no actuar de esa manera”, y que cuando se produjo el crimen buscó un arma blanca “porque tuvo miedo de que Silveira Márquez buscara a sus amigos o conocidos para agredirlo”, según contaron las fuentes.

Por último y tras alegar, su abogado solicitó la absolución y que se le endilgue el delito de “exceso en la legítima defensa”. No obstante no hubo argumentos que pudieran convencer a los jueces, que finalmente dictaron condena. Encabezó el citado Tribunal la magistrada María Teresa Ramos, secundada por sus pares Atilio León y el subrogante Oscar Aníbal Fava Gallardo.

 

Baile mortal

Según el expediente que se ventiló en el juicio, el domingo 3 de abril de 2016 a las 7, los involucrados fueron hasta la vivienda de quien al parecer era pareja de López, en el barrio Los Cedros de Puerto Iguazú. Eran cuatro. La víctima, dos mujeres y el imputado. En determinado momento, según se desprende de testimonios, Silveira Márquez comenzó a bailar con quien era la dueña de casa. Esto no le habría gustado a López y se inició una discusión.

Luego ambos se dirigieron a la calle a modo de “desafío”. Allí hubo gritos primero y luego golpes de puño, hasta que finalmente el acusado extrajo un arma blanca e hirió de una estocada en el abdomen a la víctima, quien murió a los pocos minutos de llegar al hospital de área local. De acuerdo a los datos suministrados en el momento por los médicos, la lesión punzo cortante que presentaba Silveira Márquez era de alrededor de cinco centímetros de profundidad.

El sospechoso fue capturado por la policía a las pocas horas del hecho. Estaba esperando a los efectivos, parado frente a su domicilio del barrio Malvinas de esa misma localidad. Es decir que prácticamente se entregó ante las autoridades. En un allanamiento a cargo de efectivos de la Unidad Regional V, con asiento en Puerto Iguazú, se halló lo que se cree fue el arma homicida. Estaba en el fondo de una letrina.

Durante las dos jornadas que duró el juicio, que se inició el pasado lunes con varios testimonios, el imputado llegó en libertad a la sala de audiencias, respondiendo por el delito de “homicidio simple”. Ayer el Tribunal decidió que cumpla su condena tras las rejas.

Voceros del caso indicaron que la defensa del imputado apelaría la sentencia, teniendo en cuenta que no esperaban que López terminara detenido hasta que la condena quede firme, más si el acusado esperó la fecha de juicio sin fugarse, en una zona de frontera y durante más de cinco años.