A 25 años del contundente “no” de Misiones a la represa de Corpus

Mañana se cumple un cuarto de siglo del histórico referéndum del 14 de abril de 1996 en el que el 90% de los votantes rechazó la instalación del pretendido emprendimiento hidroeléctrico.

13/04/2021 18:24

Ese célebre domingo 14 de abril, el “no” a Corpus obtuvo un triunfo aplastante en la consulta popular convocada para conocer la opinión de los misioneros sobre el proyecto de ejecución de una nueva represa hidroeléctrica en la región.

El resultado, donde el 88% de los sufragios fueron negativos como ya habían anticipado más o menos todas las encuestas de los dos meses anteriores, no fue tan
sorprendente como el presentismo en las mesas de votación, que superó holgadamente el 60 por ciento de los más de 476 mil electores habilitados. Los mismos sondeos presagiaban que apenas concurriría a las urnas la mitad de esa cifra.

Así, con la cercana sombra de los desmanejos de Yacyretá haciendo mella en la población misionera, la provincia se “plantó” y desechó cualquier posibilidad de repetir una experiencia similar.

De hecho, años después -en 2015- este espíritu quedaba refrendado a través de una Ley provincial que exige que cualquier emprendimiento hidroeléctrico que se intente instalar en la región cuente primero con el beneplácito de los misioneros.

Pero, para comenzar a desandar la historia del plebiscito por Corpus, primera y única consulta popular a los misioneros en los casi 40 años de etapa democrática, hay que comenzar por el 7 de setiembre de 1995. Porque fueron siete meses de mucha actividad política entre la sanción de la ley y el día de la votación.

En la Cámara de Representantes, el presidente Hugo Roberto Caballero (PJ) presidió la sesión en la que la unanimidad de los 35 legisladores presentes aprobó la convocatoria a consulta para el 12 de noviembre de ese año, por Ley 3.220.

Después vino un pedido del Gobierno provincial de aplazar el día de la elección, lo cual derivó en la votación finalmente el 14 de abril de 1996, justificándose la prórroga en problemas económicos que atravesaba la provincia para solventar los gastos. Pero, en realidad, existió una fuerte presión de la administración de Carlos Menem para que se construyera Corpusy Misiones en ese momento no quería romper el fuerte lazo con el riojano.

Lo cierto es que el “no” rotundo y la altísima participación ciudadana en aquel histórico 14 de abril de 1996, en una jornada atípica sin grandes aparatos de movilización, echó por tierra cualquier posible cuestionamiento de “ilegitimidad popular” que hubieran podido levantarse si no se superaba en votos a la mitad del padrón.

Apenas la tendencia en las urnas mostró el aplastante rechazo de los misioneros a Corpus, el Gobierno provincial salió a asegurar que con ese resultado categórico el proyecto hidroeléctrico se convertía en un “caso cerrado”, ya que el propio presidente Menem había asegurado en la semana que se garantizaría el respeto a la voluntad popular.

Por supuesto, a lo largo de estos 25 años se repitieron numerosos intentos de instalar nuevas represas sobre los ríos Paraná y Uruguay, pero los misioneros siempre salieron a defender con contundencia aquel “no” de 1996 y posteriormente la vigencia de la legislación provincial, por lo que hasta el momento ninguno de esos intentos prosperó.