La Aduana de Posadas envió a remate 104 lapiceras valuadas en casi $4 millones

Las afamadas Montblanc fueron secuestradas en operativos de contrabando. El lote incluye una cartera y dos maletines de la misma firma alemana.

19/01/2021 06:03

EMBLEMÁTICA. En un contexto en el que la escritura a mano pasó a ser casi una rareza, una marca icónica de lapiceras y plumas continúa vigente.

La Aduana de Posadas decidió enviar a remate un lote de 104 lapiceras de lujo, una cartera y dos maletines de la reconocida firma alemana Montblanc. La empresa fue creada en 1906 y es considerada una de las más importantes en la fabricación de bolígrafos y plumas de precisión, con detalles que las convierten en verdaderas “joyas” para los coleccionistas.

Según pudo saber PRIMERA EDICIÓN, los 107 artículos divididos en 25 lotes, tendrán una base de cotización total fijada por la AFIP en 3.913.900 pesos y el remate online se realizará el próximo 28 de enero al mediodía. La medida fue dispuesta por disposición 6/2021 del administrador de la Aduana posadeña, Jorge Alberto Scappini.

De manera continua el organismo recaudador y fiscalizador nacional envió a remate artículos que se secuestran, a fin de producir el descongestionamiento de los depósitos y la reducción de los costos por almacenaje de las mercaderías cuya guarda y custodia tiene encomendada.

Los lotes más cotizados son 10 lujosas lapiceras Montblanc Meisterstück LeGrand platinadas por 456.000 pesos de base; otro de 10 Starwalker Carbon con plumín elaborado en oro de 14k que parte de los 440.000 pesos para los interesados. Hay otros dos apenas debajo de esas cifras, de 10 bolígrafos cada uno, de la línea StarWalker Black Mystery por 388.000 pesos cada uno.

Muchas de esas versiones parten de los 440 a los casi 800 euros cada una en las tiendas europeas online mientras que en Argentina van de los 80 mil a los 145 mil pesos en las ofertas virtuales aunque las hay usadas en menores valores.

 

Ediciones especiales
El lote secuestrado por la Aduana de Posadas incluye lapiceras que fueron parte de ediciones especiales, aunque habrá que estar atentos a las fotografías que se publiquen en el sitio del Banco de la Ciudad de Buenos Aires (responsable del remate) para ver de qué objeto se trata y el estado de los mismos. Es que la disposición aclara que se ofrecen “en el estado en que se encuentran”.

Hay un ejemplar de Montblanc dedicado a John Lennon. Fue lanzado en 2010 en homenaje al exintegrante de The Beatles y se agotó rápidamente. Existen algunas nuevas versiones pero la original lleva un refinado grabado en el capuchón y el depósito que se asemejan a los surcos de un disco, el clip de platino recuerda al mástil de una guitarra, inseparable instrumento del músico. La misma tiene una base de 63.600 pesos.

Con un toque femenino de resina color marfil y un topacio rosa situado en el clip, habrá seis ejemplares de lapiceras de la edición especial dedicada a la princesa Grace de Mónaco divididos en dos lotes de cuatro ballpoint (base en 192 mil pesos) y dos rollerball (parten de los 100 mil pesos).

Finalmente, habrá dos bolígrafos de punta redonda que fueron fabricados en homenaje al afamado músico Wolfgang Amadeus Mozart. Tienen mecanismo de giro y están enchapados en oro con número de serie individual. Se cotizan con base de 120 mil pesos.

Montblanc ha realizado en su centenaria historia ediciones especiales dedicadas a John F. Kennedy; Daniel Defoe (creador de la novela Robinson Crusoe); Alfred Hitchcock; a los viajes de Gulliver de 1726; Honorè de Balzac; Cervantes; Pavarotti; o Einstein entre otros antes mencionados.

 

¿Qué hace diferentes a las Montblanc?
Muchos deberán preguntarse qué hace únicas a las Montblanc en el mundo. Además de su distintiva punta en forma de estrella redondeada (que recuerda a los seis glaciares de la montaña homónima, con el pico más alto de Europa occidental de 4.810 metros y una de los más conocidas de los Alpes); aseguran que la fabricación de cada pluma lleva más de un centenar de pasos con procesos divididos entre artesanales y de ingeniería.

Como tal, la empresa se remonta a 1910 pero cuatro años antes sus creadores (el banquero Alfred Nehemias y el ingeniero August Eberstein) comenzaron en Hamburgo en 1906 con la firma Simplo Filler Pen Co. Demostraron que llevar un bolígrafo o pluma en un bolsillo dejó de ser un riesgo de derrame de tinta.

Cada ejemplar se prueba a mano para ver si sigue los estilos de escritura (y hasta de su sonido al hacerlo) que pretende la firma.

Las puntas de las plumas vienen en piezas de oro amarillo, rojo, blanco y champán (14 a 18k), que son medidos milimétricamente en forma idéntica para seguir el patrón de confección.

Hemingway, Barack Obama o la Reina de Inglaterra han utilizado la marca para la firma de sus documentos históricos. En el mundo financiero, el modelo Meisterstück lanzado en 1924 fue apodado “Power Pen” en Wall Street, con el número 4810 grabado en la punta, en alusión a la altura de la montaña blanca. Fue el ícono que llevó a la fama a Montblanc.

Del éxito de las lapiceras, siguieron con relojes que se elaboran en Suiza y objetos en cuero que se terminan en Florencia (Italia).