Sin tiempo que perder

El economista y Máster en Negocios en Harvard, José Piñeiro Iñiguez, brindó un panorama sobre las negociaciones de la deuda externa en la 89.3 FM Santa María de Las Misiones.

21/07/2020 08:43

“Argentina se encuentra en la necesidad de tener que cerrar el acuerdo de la deuda externa y los bonistas buscan obtener la máxima rentabilidad, a sabiendas de que tienen el porcentaje suficiente para frenar la negociación”, expresó a PRIMERA EDICIÓN y FM89.3 Santa María de las Misiones, el economista y Máster en Negocios en Harvard, José Piñeiro Iñiguez.

El especialista analizó la situación y advirtió que “fue una negociación muy desordenada, con la falta de un plan, una estrategia”. “Llegamos a este punto en la que Argentina viene diciendo mes a mes ‘esta es mi última oferta’”, aseveró.

En cuanto a las posiciones, Piñeiro Iñiguez explicó que el Gobierno ofreció 53,5% del valor neto y los bonistas están sentados en el 56,6%. Por su parte, con respecto a la quita, Argentina buscaba una reducción de 3% para los bonos emitidos en 2005 y 2010 y los acreedores piden 1,9%.

En este escenario, para el economista, el punto crucial está en la legislación. “Argentina quería modificar la legislación y llevar a los bonistas que tienen títulos negociados en 2005 y 2010 a que tengan condiciones diferentes. Eso los acreedores no lo van a aceptar nunca y van a pedir que los nuevos bonos tengan las condiciones originales, explicó.

La negociación consiste en un canje de bonos. Cuando esto llegue a un fin, “el acreedor entrega los anteriores y se lleva un nuevo bono con las condiciones acordadas previamente”. “En este punto, los grupos mayoritarios dicen, yo quiero seguir teniendo las mismas condiciones”, agregó.

Es decir, “si se modificara la ley y Argentina entrara otra vez en default, el grupo BlackRock que hoy tiene la mayoría de los bonos, perdería esa condición y eso jamás lo van a aceptar”, ejemplificó.

A su vez, Piñeiro Iñiguez explicó que “cada una de estas confrontaciones a Argentina le sale un poquito más caro”.

“Desde el comienzo de la negociación hasta acá, al país le iba a costar unos 15 mil millones de dólares de más. Ahora, quizás le salga un poco más”, indicó.

Por último, el economista alertó que “la negociación se puede llegar a cerrar en los próximos días”. “Mañana -por hoy- van a haber conversaciones para limar estas diferencias”, explicó.

“Se va a llegar, porque Argentina necesita obligadamente cerrar la negociación. Si no se logra un acuerdo, tendremos que hablar de un escenario diferente, caótico”, cerró.