Trágico e insólito: hace 69 años un avión decapitaba a una multitud en Encarnación

Un 11 de febrero de 1951, un grupo de personas que fue a despedir a un teniente perdió la vida en una pista de aviación de Paraguay.

11/02/2020 22:37

Un 11 de Febrero de 1951, en un accidente causado por el vuelo rasante de un avión militar, perdieron la vida, en la ciudad de Encarnación, el ayudante naval Carlos García Portillo, Valentín Brítez, el Teniente primero Ramón Brítez Corvalán (lisiado de la Guerra del Chaco) y un conocido actor de la época, Sebastián Peralta.

El trágico e insólito accidente ocurrió cuando familiares y amigos fueron a una pista de aviación situada en Itacua, a despedir al Teniente primero César Brítez Corvalán, quien fue premiado con una beca para un curso de perfeccionamiento en la Academia Militar de Agulhas Negras de Río de Janeiro, Brasil.

Luego de las despedidas, junto al Teniente González, piloto de la aeronave, despegan y dan una gran vuelta sobre el río Paraná, regresan sobre la multitud realizando un temerario vuelo rasante a modo de despedida, con tal mala fortuna que sus hélices alcanzan a las personas reunidas sobre la pista de aviación, decapitando a varias de ellas.

Los tripulantes se dan cuenta de la tragedia cuando las hélices despiden sangre hacia el parabrisas y llegan a tocar tierra perdiendo allí la rueda trasera. Con mucha dificultad, posteriormente, logra aterrizar la nave y al ver lo ocurrido, González trata de pegarse un tiro con su arma reglamentaria, pero fue impedido por el Capitán Brítez, cuyo padre, hermano y dos de sus mejores amigos habían sido decapitados por las hélices del avión. “Demasiada tragedia ya hubo ese día”, había manifestado posteriormente.

El cuadro era dantesco, restos de cuerpos esparcidos en todo el perímetro. En una mezcla de suerte y milagro, un niño de dos años, que se encontraba en brazos de García Portillo, fue encontrado a 30 metros del lugar sin cuero cabelludo, pero vivo.

Al llegar la ayuda, lo único que pudieron hacer es juntar los restos de los fallecidos en cuatro cueros de vaca que fueron donados por un poblador local.

Al día siguiente. Encarnación enterró a sus muertos.

Fuente: Itapúa en Noticias.