Derivó
22 noviembre, 2018
Cuenta la historia que en 1940, el carpintero tano Aroldo Campanili, decidió dedicarle algo de su tiempo y conocimiento en el trabajo de la madera para construir una embarcación que le permitiera disfrutar del lago San Roque, en Carlos Paz, provincia de Córdoba, donde se había radicado.