Sábado 19 de Agosto del 2017

     




#Análisis

2017 en movimiento, pero con el freno de mano puesto

05/01 16:47

2016 no fue un año fácil, pero tampoco fue tan malo ni tan bueno como podría haber sido. La reducción del peso del Estado en la economía es el mayor desafío que enfrenta la conducción económica.

          

Parte del trabajo de un economista afortunado consiste en escribir columnas como esta, en las que se intenta hacer un balance del año que se va y proyectar un pronóstico de lo que podría pasar el que viene. 


La Argentina es tan cambiante e impredecible que el mejor momento para hacer ese ejercicio es lo más cerca de fin de año que se pueda. 

Valgan como ejemplos que durante la última semana del año se sucedieron dos acontecimientos que cambian sustancialmente el balance de este año y las perspectivas del 2017: un blanqueo récord que mejora el resultado fiscal, y el reemplazo en la conducción económica que modifica lo esperable para el año que viene. 

Retomaremos este razonamiento, pero por ahora hagamos el balance, con el riesgo de que pase alguna otra cosa y este análisis quede obsoleto.

Todos sabemos que 2016 no fue un año fácil, pero tampoco fue ni tan malo ni tan bueno como podría haber sido. Podría haber sido peor sin una salida ordenada del cepo cambiario y el default, logros indiscutibles del renunciante o renunciado Prat Gay. 

También hubiera sido más complicado sin un Banco Central actuando correctamente en el combate contra la inflación a través de una política monetaria contractiva, que aunque resintió la actividad con elevadas tasas de interés sirvió para contrarrestar la resaca de la borrachera monetaria provocada por el gobierno anterior, por un lado, e hizo un poco más lento el famoso pass throuhg (o pase) de la devaluación a precios, por el otro. 

Es justamente ese pase a precios lo que naturalmente, y en su mayor parte, explica una lógica e inevitable pérdida de poder adquisitivo que afectó al mercado interno y por ende al nivel de actividad. Pudo haber sido mejor si la devaluación reactivaba más contundentemente nuestro sector externo. 

En general, eso es lo que sucede luego de sincerar el tipo de cambio, lo que sirve para compensar la caída del consumo interno por menores salarios reales. 

Pero precios de commodities débiles, un campo sufriendo todavía por la política adversa del kirchnerismo y nuestro principal socio comercial (Brasil) cayendo casi un 4% socavaron la posibilidad de iniciar una recuperación desde el frente externo. 

En definitiva, un PBI (producto bruto interno) contrayéndose en torno al 2% en 2016 es una situación intermedia entre lo muy malo y lo mejor que nos podría haber sucedido.

Ahora bien, faltó algo fundamental en 2016 que a mí entender podría haber mejorado el resultado final en lugar de empeorarlo, la segunda fase del plan que todavía esperamos y que más allá de las internas de Prat Gay con otros miembros del gabinete pudo haber precipitado su salida: un programa fiscal claro y creíble de reducción del déficit y el gasto público. 

Porque incluso con los ingresos del exitosísimo blanqueo, sin dudas un hito histórico, el déficit financiero de 2016 rondaría los 6 puntos del PBI (hubiera sido de 1 punto más sin ese ingreso extra). 

Si le sumamos el déficit del consolidado de las 24 provincias llegamos a un resultado fiscal negativo de alrededor de 7 puntos del PBI. Y he aquí el problema que se tiene que resolver el flamante ministro de Hacienda y que; a su vez, condiciona el crecimiento futuro de la Argentina.

Por ahora, si el efecto Trump no es negativo, podemos pensar que en 2017 creceremos fundamentalmente por cuatro factores: 1) el campo, que con una cosecha récord de 130 millones de toneladas traccionará fuertemente la economía, sobre todo la del interior; 2) la obra pública electoral, muchas veces acompañada por salarios de empleados públicos incrementados por el mismo motivo; 3) Brasil creciendo en lugar de cayendo, sólo el 1%, pero suficiente para recuperar la maltrecha industria; 4) salarios creciendo por encima de la inflación junto con los efectos de mayores ingresos disponibles por medidas impositivas (ganancias) y el fondo de reparación histórica de jubilados.

En función de estos drivers de crecimiento podríamos esperar una expansión del PBI de entre el 2,5 al 3%. Pero seríamos capaces de crecer más si redujéramos el peso del Estado en la economía, que de nuevo es el mayor desafío que enfrenta la nueva conducción económica. 

Quizás sea difícil en un año eleccionario, para el que el mismo Prat Gay modificó la meta de déficit primario de 3,3% del PBI a 4,2% ante su fallido gradualismo. 

La figura más fiscalista del nuevo ministro y menos keynesiana que su antecesor apunta más bien a tranquilizar a los mercados y nuestros acreedores, que finalmente son los que por ahora sostienen el agujero fiscal actual a través de la emisión de deuda, dándoles la señal de que aunque el ajuste sería una utopía el año que viene, 2018 podría ser el inicio de un avance en este sentido junto con una reforma fiscal que le quite presión a la economía real.

Mientras tanto en 2017 continuaremos enfrentando un tipo de cambio real atrasado que limita el potencial de nuestro sector productivo y economías regionales. Los factores que pueden incrementar genuinamente nuestra competitividad, sin el paraguas de una devaluación que ya se habrá licuado sustancialmente, como las mejoras en infraestructura de transporte, reforma tributaria con disminución de presión fiscal y mayor penetración del crédito tardarán un poco más en llegar. 

Un avance más firme en la apertura de la economía que morigere ese atraso cambiario, baje los precios de todos los bienes de la economía aumentando el poder adquisitivo de los consumidores y reduzca costos, tanto de transables como no transables, a través de una mayor competencia también quedaría restringida en su velocidad por el ciclo electoral.

Entonces, si el camino de la reducción del Estado elefantiásico que se lleva 43 puntos del PBI entre Nación y provincias, asfixiando la creación de empresas y empleo llega recién en 2018, el año que viene pondremos primera y empezaremos a rodar, pero con el freno de mano todavía puesto. 

Después de 5 años de estancamiento no es poco, pero estamos para más.

Por Félix Piacentini (columna publicada en La Gaceta de Tucumán el 31 de diciembre de 2016)

El diario no se hace responsable ni partícipe de las opiniones vertidas por los usuarios de esta sección.
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.
Todos los mensajes y/o usuarios que incumplan alguno de los Términos de uso podrán ser eliminados o inhabilitados.

MáS LEídas

VIDEOS


#FestejosEstudiantiles

Estudiantina 2017: arrancó la primera prueba piloto

18/08 17:02

Los chicos cumplieron y comenzaron puntualmente con el primer ensayo general. Se esperaba que cerca de cuatro mil estudiantes de 21 colegios participen en esta jornada. El Janssen fue el primero en desfilar.

#Investigación

Practicar Tai Chi ayuda a reducir las caídas en los adultos mayores

18/08 18:29

Un estudio demuestra que realizar esta actividad puede ser una manera simple y holística de prevenir lesiones.

#curiosas

Halló en una zanahoria su anillo perdido hace 13 años

18/08 14:18

Mary Grams, de 84 años, recuperó su alianza matrimonial que había perdido en 2004 en su huerta.

#Judiciales #espectáculos

Brad Pitt condenado a pagar medio millón de euros

18/08 08:47

La justicia francesa condenó en abril a la sociedad que gestiona la propiedad de Brad Pitt y Angelina Jolie en el sur de Francia a pagar más de medio millón de euros a una artista francesa que trabajó en su remodelación. La información, revelada por el diario francés Libération, fue confirmada por una fuente judicial.

#Posadas

Celebrarán el Día Nacional e Internacional del Folclore

17/08 23:06

Será el próximo martes, a las 8,30, en el Paseo Bosetti. Allí actuarán distintas escuelas de danzas, artistas locales y la Orquesta municipal, que cumplirá 22 años.



#crisis #corrupción

Denuncian que Maduro está involucrado en escándalo Odebrecht

18/08 20:14

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, está involucrado en el escándalo de corrupción global de la firma brasileña, denunció este viernes la exfiscal de Venezuela, Luisa Ortega, de acuerdo con un audio difundido por la fiscalía mexicana.

#crisis

Fiscal general venezolana huyó a Colombia

18/08 20:54

La fiscal destituida por la Asamblea Nacional Constituyente, Luisa Ortega Díaz, y su esposo llegaron este viernes por la tarde al aeropuerto El Dorado, en Bogotá, en un vuelo procedente de Aruba, luego de huir de su país en una lancha, confirmaron fuentes del gobierno colombiano.





Diario Primera Edición
Corrientes 2434, Posadas, Misiones


E-mail: diarioprimera@gmail.com
primeraedicionweb@gmail.com
Todos los derechos reservados © 2017


PRIMERA EDICION © 2015 Todos los derechos reservados . Términos de uso   Política de privacidad