El aprendizaje en la Universidad

Cuanto más se desarrollen, fortalezcan y ejerciten los distintos tipos de atención hay mayores posibilidades de lograr un buen desempeño.

10/07/2016 12:00

El aprendizaje es un proceso de construcción a través del cual se adquieren y/o modifican conductas, habilidades y conocimientos. A lo largo de toda nuestra vida vamos teniendo diferentes experiencias y situaciones de interacción que van conformando nuestras matrices internas de aprendizaje y vinculación. Es importante reconocer que probablemente los aprendizajes en distintos ámbitos, en este caso en el universitario, requieran revisar esas modalidades de aprendizaje construidas y desarrollar habilidades que favorezcan la adaptación a las nuevas exigencias.Independientemente de las competencias específicas que se requieran desde cada área disciplinar de acuerdo a la carrera elegida, existen competencias generales y básicas que se encuentran en la base de nuestros aprendizajes académicos. Son estas competencias básicas y generales, que involucran el cómo aprender, las que se deberán ir desarrollando en la etapa previa, de manera que el proceso de adaptación e ingreso a la Universidad resulte efectivo.  En este sentido juegan un papel fundamental los cursos de ingreso y la preparación para la incorporación a dicha instancia. Por supuesto que son variados los factores que influyen en la complejidad de los procesos de aprendizaje y no se remiten a una sola dimensión personal, sino a todas las dimensiones que nos atraviesan como sujetos: física, cognitiva, emocional, social, espiritual. Por lo tanto la búsqueda del equilibrio entre estas diferentes áreas será un aspecto relevante que favorecerá el proceso de aprendizaje de un estudiante universitario.Hay habilidades que serán imprescindibles a la hora de iniciar una carrera universitaria, como lo son por ejemplo, la organización del tiempo y la metodología elegida para el estudio, ambas representan las problemáticas más comunes entre los estudiantes de los primeros años. Cabe destacar aquí que una de las diferencias que tiene el aprendizaje en la Universidad es que requiere de estudio autónomo y voluntario, el cual implica un proceso de esfuerzo consciente y metódico.Tanto si pensamos en la organización del tiempo como en la elección de una metodología de estudio adecuada para el logro de aprendizajes significativos, es necesario destacar la importancia de la capacidad que tendrá el estudiante para planificar y tomar determinadas decisiones, que se basarán principalmente en procesos de reflexión personal y autoconocimiento. La anticipación frente a las actividades, un autoconocimiento que se refiere a la toma de conciencia acerca de los propios estilos de aprendizaje y la capacidad de evaluación de las fortalezas y debilidades frente al proceso, permitirán buscar las estrategias que permitan potencializar esas fortalezas y superar esas debilidades, para el logro de los objetivos propuestos.La anticipación frente a las actividades y la capacidad de evaluación de las oportunidades y obstáculos frente a la tarea de aprendizaje, permitirá realizar una planificación real de las acciones que deberá poner en práctica el estudiante para el logro de los objetivos que se propone. La toma de decisiones a la cual hacemos referencia es la que está vinculada, por ejemplo, a determinar cuántos son los tiempos que se dedicarán semanalmente y por día al estudio autónomo, en qué orden se rendirán las materias en las mesas de exámenes finales según las exigencias de los planes de estudio, qué actividades se priorizarán durante el cursado de una carrera y qué otras se dejarán de lado; y también decisiones en cuanto a la metodología elegida, ya que se deberán seleccionar las técnicas de estudio más apropiadas de acuerdo a los estilos de aprendizaje personales y a las características del contenido a estudiar.Sobre el cómo estudiar, es importante aclarar que desde una perspectiva constructivista en la que el sujeto es activo constructor de su aprendizaje, será necesario que el estudiante realice diferentes acciones cognitivas sobre el objeto de conocimiento para lograr aprenderlo. Esto quiere decir que mientras más se trabaje sobre un determinado contenido a través de diferentes técnicas, más posibilidades habrá de que la información pase a consolidarse en la memoria a largo plazo. Algunas de estas técnicas serán: la lectura comprensiva, el subrayado, el uso de esquemas o mapas conceptuales, el uso de materiales multimediales, el debate grupal, el repaso individual o en grupos, etc. El aprendizaje significativo permite recordar lo aprendido por mayores períodos de tiempo, y posibilita establecer relaciones sustanciales entre los conocimientos para poder aplicarlos; esto es posible debido a que el sujeto realiza un proceso cognitivo de relación entre los conocimientos previos que ya posee y la información nueva que tiene que aprender.Daniel Goleman,  autor conocido por sus estudios sobre la inteligencia emocional, en su libro Focus, plantea un análisis muy interesante acerca de una de las habilidades mentales que mayor incidencia tiene en las actividades que realizamos, en este caso el estudio, y se refiere a la atención. Los aportes de Goleman enfatizan el hecho de que cuanto más se desarrollen, fortalezcan y ejerciten los distintos tipos de atención, mayores posibilidades habrá de lograr un alto nivel de desempeño en las tareas que se deban realizar. En estos casos “la práctica inteligente” que el autor destaca en las situaciones de éxito, se refiere a un conjunto de técnicas, como la meditación con presencia mental, el entrenamiento de la concentración, la preparación para superar las derrotas, el aprendizaje permanente y las conexiones positivas.Todos estos temas son tenidos en cuenta en la formulación de estrategias pensadas desde la Universidad para el acompañamiento de los estudiantes sobre el logro de las competencias y habilidades descriptas. Es así como en los cursos de ingreso hay módulos en los cuales se abordan, como ejes temáticos, contenidos como las características del aprendizaje en la Universidad y las técnicas de estudio posibles de ser utilizadas en el estudio universitario. Colaboración: Soledad HerreraPsicopedadogaResponsable del Área de Orientación Pedagógica – Universidad Católica de las Misiones (Ucami)