Dan clases bajo un árbol porque no retoman las obras de su escuela

Es en el BOP 97 de San Vicente. Improvisaron aulas dentro de una iglesia local. “Nos sentimos discriminados por las autoridades”, aseguraron.

04/05/2016 00:00

En la incertidumbre de no saber. Así están en el BOP 97 de esta localidad porque no saben cuándo volverán los trabajadores del Instituto Provincial de Desarrollo Habitacional (Iprodha) a continuar con la construcción de su nuevo edificio. Ese que quedó en stand by y dejó a la intemperie a más de 300 alumnos. A la intemperie literalmente, ya que los días de calor deben dictar clases bajo un árbol.Fue la falta de edificio la que hizo que alumnos y profesores deban trabajar debajo de los árboles los días de intenso calor ya que sus improvisadas aulas ubicadas en el subsuelo de una iglesia no les permitía soportar las altas temperaturas. Fueron grupos de padres y docentes quienes colaboraron en la construcción de las aulas y receptoría provisorias mientras el gobierno prometía construir el edificio en  2011 que, por el momento, se encuentra frenado.Cuando llueve la situación no mejora, porque los alumnos “deben sortear muchos obstáculos para poder recibir la tan anhelada educación que según nuestra Constitución Nacional es un derecho para todos los habitantes de nuestro país. Pero pareciera que en nuestro caso no somos merecedores de tal derecho y la comunidad se siente discriminada por el abandono que sufre en lo que respecta a un lugar digno donde enseñar y aprender por parte de las autoridades desde su creación en el año 2009”, señalaron indignados. Varios reclamosNo es la primera vez que la comunidad del BOP 97 alza la voz por lo que consideran una injusticia. El año pasado los padres y alumnos tuvieron que salir a cortar calles “para que nos construyan dos baños para todos los que integran esta comunidad ya que durante siete años estuvimos utilizando letrinas y lavando las manos en tachos”, aseguraron.  Las obras del nuevo edificio están frenadas y desde la comunidad educativa se preguntaron “hasta cuándo la indiferencia de los políticos, la discriminación en alumnos de primera y de tercera categoría. Hasta cuándo debemos seguir mendigando por un derecho que nos corresponde por ley, hasta cuándo podremos aguantar como comunidad que no vean nuestra existencia”. Apuntaron contra las “autoridades que se llenan la boca hablando de igualdad, calidad, inclusión educativa, de derecho a la educación, de aumento en el presupuesto, pero nosotros seguimos acá hace ocho años con doce secciones con un total de 318 alumnos esperando una limosna de la política y de nuestros gobernantes que deben destinar los fondos necesarios para que de una vez por todas podamos desarrollar la educación para nuestros alumnos en condiciones dignas, equitativas y sin sentirnos discriminados frente a nuestro peregrinar por algo que nos corresponde”.Habrá reclamosCansados de que nadie les brinde una solución concreta a la situación que viven todos los días, alumnos, docentes y padres ya avisaron que tomarán medidas para hacer visible esto que reclaman. “Seguramente la próxima vez seremos noticia por estar reclamando lo que nos corresponde frente a las instituciones municipales, provinciales, calles y rutas para hacer oír nuestra voz y que las personas que son responsables hagan lo que deberían haber hecho hace muchos años atrás para no llegar a esto”, finalizaron.